Cómo aplazar los pagos de tus créditos durante el estado de emergencia

El Gobierno ha dispuesto que los consumidores vulnerables puedan pedir una moratoria de al menos tres meses para los plazos de sus créditos al consumo. Te explicamos cómo hacerlo

Tarjeta de crédito
¿Es posible detener durante tres meses las implacables demandas de este pedazo de plástico?

El pasado martes, 31 de marzo, el Gobierno aprobó un decreto que permite que suspendamos de momento los plazos de nuestros créditos al consumo si nos ha afectado el parón económico del coronavirus. En concreto establece la “suspensión de las obligaciones derivadas de los contratos de crédito sin garantía hipotecaria” que estén vigentes a la entrada en vigor del decreto ley y que hubieran sido contratados por particulares a los que la crisis del coronavirus les deje en “situación de vulnerabilidad económica”. En tal caso, los titulares del préstamo (o préstamos) podrán pedir a su banco o compañía de créditos una suspensión del pago de las cuotas durante tres meses -periodo ampliable mediante acuerdo del Consejo de Ministros-. Esta suspensión puede pedirse hasta un mes después del levantamiento del estado de alarma.
 
Una vez solicitada esta suspensión o moratoria, “el acreedor procederá a la suspensión automática de las obligaciones derivadas del crédito”, sin que sea necesario que el banco esté de acuerdo o haga falta hacer un nuevo contrato. Así, “la suspensión de las obligaciones contractuales surtirá efecto desde la solicitud del deudor al acreedor, acompañada de la documentación requerida, a través de cualquier medio”, lo cual quiere decir que puede hacerse por teléfono, Internet, correo postal o presencialmente. Los importes de las cuotas suspendidas no se considerarán vencidos y no generarán intereses durante el periodo de suspensión.

¿Qué es un crédito al consumo? ¿Cómo sé si tengo uno?

Simplificando mucho, un crédito al consumo es cuando compras cualquier cosa a plazos o pides dinero prestado a plazos y no es una hipoteca. Ya sea la adquisición de una lavadora, un coche, un ordenador... Préstamos como ciertos “adelantos de sueldo” que realizan los bancos, también pueden entrar en esa categoría.
 
Igualmente se consideran créditos al consumo los préstamos online, aunque no estén dedicados a comprar algo específico. Igual que el crédito de nuestras tarjetas de crédito.

Pero ¿qué hace falta para pedirlo?

Pueden optar a esta moratoria los desempleados que pertenezcan a hogares donde no haya ingresos que superen el triple del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Es decir, que en su unidad familiar ingrese más de 1.645,80 euros, según las cifras de ese indicador para 2020.
 
También aquellas personas que demuestren que tienen una deuda conjunta con varios acreedores que supone el 35% de ingresos de la unidad familiar.
 
Y además, los empresarios o autónomos que acrediten que han perdido al menos el 40% de su facturación también pueden solicitarlo.

¿Y cómo lo hago?

Contacta con tu banco o entidad deudora. Ya sabes que lo puedes hacer a través de cualquier medio disponible. Dependiendo de la entidad, pueden pedirte que acredites de alguna manera tu situación o simplemente pedirte una declaración responsable.
 
Nuestro consejo es que lo hagas a través de una llamada telefónica y pidas ser atendido por un gestor. Además, a través de la sede electrónica del SEPE, puedes descargarte en formato PDF la documentación que acredita que estás en situación de desempleo.
 
Es posible que desde el banco te pidan que les remitas la documentación por email o fax o simplemente te pidan ser grabado diciendo que efectivamente reúnes las condiciones marcadas por la ley.

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo