Conoce cómo conseguir ahorrar el dinero necesario para jubilarte anticipadamente

Desde invertir, hasta hacer una planificación financiera adecuada: a continuación podrás ver cómo lograr el capital necesario para jubilarte anticipadamente

Ahorro
El ahorro a largo plazo, básico para las finanzas personales

Jubilarse antes de tiempo es un sueño para muchos, y no es difícil lograrlo siguiendo una serie de consejos que conducen hacia la libertad financiera. De hecho, gracias a ello hay personas que logran dejar de trabajar incluso antes de los 40 años y sin necesidad de que les toque la lotería o cualquier otro sorteo similar. La clave está en seguir una serie de reglas básicas y en cumplirlas a rajatabla para llegar a ser libres económicamente antes de tiempo.

Planificación y ahorro

La clave fundamental es tener una planificación y ahorrar. El primer concepto consiste en analizar los ingresos y los gastos que se tienen para hacer un balance general y saber dónde se puede recortar capital para ir guardándolo.

En función de nuestro salario y nuestro nivel de vida podremos lograr un tipo de ahorro u otro. Lo ideal sería poder apartar más del 20% del sueldo de cada mes. Así, si ingresas 1.000 euros netos, 200 o más deberían ir a ‘la hucha’. Al cabo de 10 años, solo con 200 euros al mes tendrías ahorrados 24.000 euros.

La segunda parte consiste en establecer cuánto dinero necesitaremos para lograr esa libertad financiera. Esto se consigue calculando cómo queremos que sea nuestro nivel de vida una vez que no trabajemos. No es lo mismo tener unas aspiraciones que otras y por eso variará mucho la cantidad en función de la persona y de los objetivos que tenga.

Por tanto, por un lado, tendremos que fijar cuánta cantidad mensual podemos destinar al ahorro personal y, por otro lado, saber cuánto dinero necesitaremos para lograr la libertad económica. Sabiendo estas dos cosas solo habrá que trabajar hasta el momento de lograr nuestra cantidad fijada. Parece sencillo a simple vista, pero hay muchas cosas en las que podemos ahorrar para hacer que el objetivo esté cada día más cerca.

Inversión

La tercera pata es la inversión. La inflación hace que cada año nuestro patrimonio pierda poder adquisitivo, por eso es recomendable moverlo para que no pierda valor y que, por lo menos, consiga salvar el incremento del precio del dinero. 

Sin embargo, también resulta un elemento muy importante, ya que, si se consigue una rentabilidad anualizada del 8% en 10 años, que es lo que suele lograr el S&P 500, esos 24.000 euros podrían casi duplicarse gracias a tener el dinero invertido. En este caso tendremos que saber cuál es nuestro perfil de riesgo, cuánto queremos invertir y cuánto querremos obtener de esa inversión.

Deudas

Por último, las deudas son el principal enemigo de la libertad económica. Para lograrla es necesario llegar a la meta sin deber nada al banco. Por consiguiente, será importante elegir entre comprar o alquilar una casa, y saber qué deudas vamos a ir contrayendo a lo largo de nuestra vida.

Puede ser interesante comprar una casa y posteriormente venderla para sumar ese dinero al que ya teníamos ahorrado o ponerla en alquiler para obtener una renta mensual y así poder irnos a vivir a otro lugar.

También te puede interesar:

Continúa leyendo