¿Cuánto pagan de luz nuestros vecinos europeos?

España no es el país más caro.

luz
iStock

Sin duda ha sido el tema del verano, y uno de las conversaciones cotidianas estrella entre la ciudadanía. El precio de la luz durante este verano han marcado gran parte de la agenda social y política, y los máximos históricos, muchos de ellos producidos a lo largo de varios días consecutivos, han llevado a la factura de la luz a convertir este 2021, de momento, en el año con el precio de la electricidad más caro de la historia de nuestro país.

Todo empezó en junio, con la nueva regulación de la tarifa eléctrica impulsada por el Gobierno, y que estratifica el precio de la luz por tramos horarios en función de la demanda que se produce. Así, en los tramos donde se focaliza mayor demanda, las conocidas horas punta, la electricidad es más cara, frente a los tramos valle, donde la demanda es mucho menor y el precio se reduce.

Una comparativa con el resto de Europa

Sin embargo, y a pesar de que durante este mes de agosto se han pulverizado todos los récords históricos durante varios días consecutivos, y el precio de la luz está convirtiéndose en un problema social al tratarse de un bien de primerísima necesidad, está bien tener un poco de contexto y mirar lo que está ocurriendo en los países de nuestro entorno, en nuestros vecinos europeos.

Para tener una visión rigurosa y global de lo que está sucediendo en el resto de Europa con el precio de la electricidad, la fuente más fiable es la Oficina Europea de Estadística, es decir, Eurostat. Antes de nada, lo primero que hay que aclarar es que en la mayoría de los países de Europa, la regulación del mercado de la energía es exactamente igual que la que se aplica en España, lo único que varía son los impuestos, el coste de las infraestructuras para producir y transportar la energía, las condiciones climáticas y meteorológicas y la capacidad de producción energética de los distintos países.

Otros factores determinantes son la situación geoestratégica del país, y lo relacionado con las fuentes de energía que se utilizan para cubrir toda la demanda de electricidad de cada uno de los estados, ya que no es lo mismo utilizar energías limpias como la eólica, la solar o la nuclear, que producir energía quemando combustibles fósiles como el carbón.

Atendiendo a los datos que publica el organismo europeo, el país de Europa donde más cara es la electricidad es Alemania, con un precio medio de 0,3006 euros el kilovatio por hora. En el ranking lo siguen Dinamarca y Bélgica, y hay que irse hasta la octava plaza para encontrar a España, donde el kilovatio a la hora cuesta 0,2714 euros.

En el lado opuesto, entre los países donde más bajo es el precio de la electricidad se encuentran Bulgaria y Hungría. Con todo, para calcular el precio final que aparece en la factura hay que tener en cuenta tres elementos fundamentales: cuánto cuesta la energía en el mercado mayorista, los impuestos, y cuánto cuesta distribuir la luz.

Continúa leyendo