5 deducciones que debes tener en cuenta al hacer la declaración de la Renta

Uno de cada 4 contribuyentes españoles presenta su borrador sin comprobarlo antes, lo que se traduce en más de 9 mil millones de euros en deducciones no aplicadas.

Impuestos
Simpson33 /iStock

El 30 de junio se cierra el plazo para hacer la declaración de la Renta 2019 y no todos los que la hacen aprovechan todos los beneficios que le ofrece Hacienda para pagar menos impuestos. Según el portal Taxdown, uno de cada 4 contribuyentes españoles presenta su borrador sin comprobarlo antes, lo que se traduce en más de 9 mil millones de euros en deducciones no aplicadas, pero lo curioso es que 1 de cada 3 que lo revisa, ahorra una media de 483€. 

Estas deducciones vienen tanto de tu vida privada como de tu situación profesional. “Gracias a la retribución flexible el empleado maximiza su salario y reduce la cantidad a tributar, al mismo tiempo que la empresa no incurre en costes salariales extras, por lo que resulta beneficioso para ambas partes”, explica Miriam Martín, directora de Marketing de Sodexo Beneficios e Incentivos. “Los planes de retribución flexible se adaptan a las necesidades de los empleados por lo que, independientemente de la situación de cada uno, todos podemos beneficiarnos de un gran ahorro anual”.

Deducciones que no debes olvidar a la hora de comprobar tu borrador

  1. Deducciones por maternidad y guardería: Las madres trabajadoras con hijos menores de tres años pueden deducirse 1.200 euros en el IRPF siempre que coticen por alguno de los regímenes de la Seguridad Social. Esta deducción, al igual que la deducción por familia numerosa, puede solicitarse en la Renta 2019 o de forma anticipada a través del modelo 140. También puedes deducirte los gastos de guardería de hijos menores de 3 años hasta 1.000 €. 
  2. Deducciones por alquiler o compra de vivienda habitual: La vivienda habitual acapara también otro grueso de las deducciones. Si has comprado o rehabilitado tu vivienda antes del 1 de enero de 2013, podrás aplicar una deducción de hasta el 15% de las aportaciones con un límite de hasta 9.040 euros por cada contribuyente. Si eres el titular de un contrato de alquiler con fecha anterior al 1 de enero de 2015, puedes deducir el 10,05% siempre que la base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. 
  3. Deducciones por donaciones: ¿Eres una persona solidaria? ¡Estas de suerte! Puedes deducirte parte de los donativos, tanto de dinero como de bienes, destinados a asociaciones sin ánimo de lucro. Hasta el 75% del importe no superior a 150 euros o del 30% para cantidades superiores.  
  4. Deducción por afiliaciones políticas: Puedes desgravarte el 20% de la cuantía de las cuotas de afiliación a partidos políticos también, hasta un máximo de 600 euros.    
  5. Deducción por cuotas de colegios profesionales: Todos los profesionales colegiados pueden deducirse el importe de su cuota colegial de su base imponible. Mientras que los trabajadores por cuenta ajena tienen un límite de importe, los trabajadores por cuenta propia pueden deducirse el importe total sin límite. 

Las deducciones autonómicas, las grandes desconocidas

En España, cada comunidad autónoma tiene cedido parte del impuesto de la declaración de la renta y son los encargados de fijar las deducciones que se establecen en cada comunidad. Hacienda no recoge esta información y por tanto ninguna de las deducciones autonómicas viene por defecto incluida en nuestro borrador, debemos revisarlas .

Desde las 10 deducciones de la Generalitat de Cataluña a las más de 31 de la Comunitat Valenciana, existen más de 300 deducciones autonómicas, con requisitos y requerimientos legales diferentes, un reto para cualquier persona.

Las deducciones autonómicas pueden suponer importantes ahorros de hasta 1.000€ en nuestra factura con el Fisco. Deducciones que benefician principalmente a las familias (deducciones por nacimiento, discapacidad de hijos o ascendientes, libros de texto, clases de idiomas o guarderías), a la vivienda (alquiler para menores de 35, reformas, sostenibilidad) y a la inversión en la propia comunidad autónoma (empresas, patrimonio, biosfera). 

Continúa leyendo