Las cinco claves que marcarán el turismo post-coronavirus

La pandemia cambiará cómo disfrutaremos los españoles de nuestras vacaciones este verano. Los expertos del sector han apuntado a como cambiarán nuestros hábitos turísticos este 2020

Aeropuerto de Ibiza
Aeropuerto de Ibiza en mayo de 2020 / GETTY

La actual crisis sanitaria ha supuesto un antes y un después que ha afectado a todos los sectores a nivel global, en especial al del turismo, y que también se ha traducido en un cambio evidente en los hábitos y modelos de consumo, con un futuro próximo incierto. Sin embargo, la sucesión de las diferentes fases de desescalada, así como la disminución en el número de contagios, han aportado un importante punto de esperanza a ciudadanos y compañías, que buscan ofrecer alternativas turísticas seguras y adaptadas a las nuevas circunstancias.

El fuerte impacto de la pandemia del coronavirus en el sector turístico, que perdería más de 83.000 millones de euros en 2020, es uno de los temas que más preocupan a nivel económico en España. Con la temporada turística de verano a la vuelta de la esquina, no cabe duda de que este verano de 2020 en España va a ser muy diferente al de años anteriores.

Según datos del quinto Informe de Temporada del Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR), el 58% de los españoles tiene previsto salir de vacaciones esta temporada, mientras que el 42% permanecerá en casa. El motivo principal para no viajar este verano no es otro que el coronavirus.

El 21% de las personas que han decidido no viajar este verano dice no sentirse atraído por unas vacaciones entre medidas de seguridad y el 20% asegura no viajar por temor al contagio. La situación económica familiar es otro de los motivos que alegan quienes se quedarán en casa este verano, pues el 19% asegura que el descenso en sus ingresos es la razón por la que no saldrán de vacaciones.

En este contexto, HomeExchange, la comunidad nº1 de intercambio de casas a nivel global, ha realizado un sondeo entre los miembros de su comunidad que le ha permitido descubrir las expectativas de futuro e intenciones que los españoles a la hora de viajar. Gracias a esta información, la compañía ha recopilado cinco claves sobre cómo será el turismo post-Covid-19

“El turismo colaborativo podría ser el primero en reactivarse tras la crisis del Coronavirus por ser una fórmula económica e ideal para que las familias puedan mantener las medidas parciales de aislamiento que el gobierno central prorrogará a buen seguro durante 2020”, ha asegurado por su parte Inmaculada González Cabrera, responsable del Grupo de Turismo, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente (TOTMA) del Instituto Universitario de Acuicultura y Ecosistemas Marinos Sostenibles (IU-ECOAQUA).

Para los expertos de HomeExchange, las claves del turismo que viene son: 

1. Apuesta por el turismo de proximidad

La falta de información sobre cómo evolucionará la situación en los próximos meses, así como la imposibilidad de realizar planes a largo plazo, provocará una apuesta segura por el turismo local o de proximidad. Las prioridades ya no se centrarán exclusivamente en el destino, sino también en la compañía con la que se disfrutará de ese retiro, algo que ha cobrado gran importancia después del confinamiento. En este sentido, y según los datos de la plataforma de intercambio de casas, más del 70% de los españoles optarán por el turismo doméstico como medida preventiva.

2. Aumento de las medidas de seguridad

El coronavirus ha provocado que se impongan nuevas fórmulas para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias y de seguridad. Su propósito es proteger la salud, evitar nuevos contagios y alejar al país de una posible recesión dentro del proceso de desescalada que está viviendo actualmente.  Por ello, el intercambio de casas se alza como una alternativa a los modelos de turismo masivo, como hoteles y apartamentos de alquiler turístico, ya que se trata de una actividad con la que no se comercializa y que se basa en la comunicación entre dos miembros que podrán definir las soluciones más adecuadas en cuanto a higienización y seguridad para ambas partes, como la entrega de llaves y limpieza de la propiedad.

3. Demanda de experiencias no masivas

En el contexto actual se imponen nuevas fórmulas de turismo que permitan experiencias inmersivas en el lugar de destino, como disfrutar de la naturaleza, la riqueza local y la tradición y cultura, así como de la compañía. El objetivo es disfrutar los destinos, en lugar de consumirlos como era habitual en el turismo tradicional pre Covid-19. Los lugares menos masificados, como el ambiente rural o los pequeños pueblos, serán una de las opciones más adecuadas, ya que asegurarán que se cumplan con las medidas de distanciamiento social necesarias para conseguir una evolución natural después del confinamiento. 

4. Digitalización del turista

El confinamiento ha supuesto un punto de inflexión en nuestras vidas y en la historia, algo que también se ha reflejado en los hábitos de consumo y en la búsqueda de nuevos canales digitales para poder continuar con la actividad diaria. En este sentido, el turista post Covid-19 será un perfil más digital, que buscará a través de plataformas online diferentes alternativas para sus vacaciones. Además, este tipo de modelos, como es el caso de HomeExchange, permiten una comunicación entre los ambas partes, algo que supone un añadido a la necesidad de confianza y seguridad tan importantes en estos momentos, así como un paso más allá en la hospitalidad entre particulares. 

5. Fórmulas de turismo más responsables

El descenso en los niveles de contaminación atmosférica derivados del confinamiento y el parón general de la sociedad, ha reflejado la importancia y necesidad de nuevos modelos de consumo más responsables, algo que también afecta al sector del turismo. El overtourism, término que ha ganado protagonismo en los últimos años en la lucha contra el turismo masivo vacacional, resurge en esta época como base para una solución de nuevas formas de viajar tras la pandemia. En este sentido, fórmulas como la de HomeExchange promueven una filosofía de turismo responsable, ya que facilita el uso de los recursos existentes para reducir el impacto negativo en el medio ambiente, al disminuir la explotación de recursos locales y ser más respetuoso con las ciudades.

Estas son cinco claves para entender el cambio en el perfil del turista y el sector en general como evolución inmediata a una crisis sin precedentes como la que ha causado el coronavirus. Aunque no se conoce qué pasará en el futuro, hay algo que nunca cambiará con el paso del tiempo, y es la necesidad de las personas de sentirse bienvenidas, respetadas y en un entorno de confianza vayan donde vayan. 

El batacazo del turismo internacional

La mejor noticia que recibió el sector turístico español en los últimos meses, fue la de que a partir del 1 de julio se permitirá la llegada de extranjeros a España, sin cuarentena, aunque con medidas de seguridad. Por su parte, Iberia también ha anunciado que retomará parte de sus vuelos de corto y medio alcance a partir de dicha fecha.

Aunque sigue siendo difícil evaluar el alcance exacto de esta crisis en la industria turística, la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha publicado estimaciones sobre la forma en que la pandemia podría afectar a las llegadas de turistas internacionales en 2020 en tres escenarios diferentes. Antes del brote de coronavirus, la industria turística mundial había visto un crecimiento casi ininterrumpido durante décadas. Sin embargo, se espera que el impacto de la pandemia en dicha industria sea devastador, incluso en el más optimista de los tres escenarios.

Suponiendo que la apertura de las fronteras y el levantamiento gradual de las restricciones de viaje comience a principios de julio, la OMT espera 610 millones de turistas internacionales en todo el mundo en 2020, lo que supone una disminución del 58% en comparación con el año anterior. Eso haría retroceder a la industria turística mundial a 1998, cuando el número de viajeros internacionales fue igual de bajo. En el peor de los escenarios, la OMT prevé que las llegadas de turistas internacionales caigan hasta los 320 millones, un nivel visto por última vez a mediados de los años 80.

Europa reabre sus fronteras al turismo

La mayoría de los países europeos han empezado a reabrir a principios de junio de 2020 sus fronteras interiores siguiendo las peticiones de la Comisión Europea, que había instado a los Estados miembros a levantar sus restricciones fronterizas antes del 15 de junio. Los primeros en abrir sus puertas han sido países como Francia, Alemania o Bélgica, que abrieron sus fronteras para los viajes hacia y desde la Unión Europea y otros países europeos.

En otros países, sin embargo, esta reapertura de fronteras está ligada a numerosas restricciones y limitaciones que varían según el país, y que los turistas que quieran entrar o salir de éstos deben tener en cuenta. Así lo muestra la siguiente infografía de Statista, elaborada a partir de los datos de la plataforma “Re-open EU”, que facilita información de la situación en la frontera de los países miembros. Es el caso de países como España, uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus. Madrid mantuvo una cuarentena obligatoria de 14 días, con algunas excepciones, para todos los viajeros que lleguen a España, independientemente de su país de origen hasta que terminara el estado de alarma.

Bruselas ha recomendado que a partir del 1 de julio también comiencen a abrirse las restricciones a los viajes desde fuera de la Unión Europea. El Gobierno español ya ha anunciado que esta apertura de fronteras con otros países ajenos a la Unión Europea estará sujeta a diversos condicionantes, entre ellos, que la situación epidemiológica de dichos países sea análoga o mejor que la de la UE.

Continúa leyendo