¿Limitar el precio del alquiler reduce la oferta de viviendas?

Hay quien defiende que ponerle límites al precio del alquiler reduciría la demanda, mientras que otros creen que favorecería el acceso a la vivienda.

casitas
iStock

Es una demanda cada vez más solicitada, sobre todo por los jóvenes que pretenden independizarse y vivir por su cuenta: la regulación de los precios del alquiler. En los últimos años, sobre todo en las grandes ciudades, alquilar un piso se ha convertido casi en una quimera por el progresivo aumento de los precios, que han convertido la vivienda casi en un artículo de lujo.

En este tema la polémica también está servida. Mientras que los arrendadores defienden que sea el mercado el que regule los precios, en función de la oferta y la demanda, muchos arrendatarios ven con buenos ojos la intervención del Estado para evitar que el precio de la vivienda sea el pretexto para la especulación, dejando fuera del mercado a las rentas más bajas.

Incentivos fiscales a propietarios

En la disputa ha entrado el actual Gobierno socialista de Pedro Sánchez que, a través del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha anunciado que la solución al aumento de los precios del alquiler pasa por bonificar fiscalmente a los propietarios. Según la lógica de esta medida, si el propietario de un piso de alquiler tiene ventajas fiscales, no necesitará subir el precio de la vivienda que alquila, y los precios se mantendrán en unas cantidades asequibles.

Además, desde el ministerio justifican su postura arguyendo que “los sistemas de regulación de rentas ensayados en Alemania o Francia no han demostrado eficacia en cuanto a la contención de rentas y sí apuntan tener a corto plazo un efecto de contracción de la oferta”.

Alquileres sin regulación

Para el PSOE, ponerle límite a los precios del alquiler haría que menos gente quisiera alquilar una casa, y se añadiría “mayor dificultad en el acceso a la vivienda en alquiler, especialmente para los más vulnerables”.

En el lado contrario están quienes defienden la regulación, ya que creen que, al contrario de lo que argumenta el ministerio, si se limitasen los precios del alquiler, mucha más gente podría acceder a una vivienda, sobre todo en un sistema económico y productivo donde los salarios, sobre todo de los más jóvenes, son bajos. Esto, por lo tanto, aportaría estabilidad tanto al arrendador como a quien alquila el piso.

Regular precios no es nuevo

La regulación de los precios del alquiler de viviendas no es algo innovador. Hay estudios que demuestran que existe desde los inicios del siglo XX, cuando algunos estados se veían obligados a intervenir cuando los precios se disparaban de manera exponencial y dejaban sin acceso al mercado a grandes bolsas de población.

De hecho, en países de nuestro entorno como Suecia, Dinamarca, Italia, Austria, Holanda y Suiza, la regulación de los precios del alquiler está implantada con diferentes grados de cobertura. En España, sin embargo, nunca se ha logrado aplicar legislación sobre este tema y, quienes defienden la regulación, insisten en que se paliarían los potenciales efectos negativos de que los precios del alquiler hayan estado subiendo sin parar durante años.

En cualquier caso, desde la crisis económica de 2008, y la crisis que ha dejado la pandemia de coronavirus, la limitación del precio de los alquileres se ha colado en la agenda política de nuestro país como una de las propuestas más mediáticas y controvertidas.

Continúa leyendo