Los españoles viviremos más, pero ¿mejor?

Los estudios científicos apuntan a que en 2040 España será el país del mundo con esperanza de vida más alta (85,8 años), sustentado en un buen sistema de sanidad y buenos hábitos de la población, pero también avisan de las amenazas a las que deberá hacer frente

A finales de 2018 y principios de 2019 distintos estudios internacionales auguraban un futuro esperanzador para la salud de los españoles. Si en otoño del año pasado fue la revista científica The Lancet la que publicó un estudio que aseguraba que para 2040 España contará con la esperanza de vida más alta del mundo (85,8 años), en febrero Bloomberg publicó su Índice de Países Más Sanos en el que calificaba a España como la nación con mejor salud del mundo. La pregunta que se hacen muchos expertos es si esta progresión es sostenible con el modelo productivo actual.

Si a nivel de esperanza de vida el principal rival de España es Japón, que en estos momentos ocupa el primer lugar de la clasificación mundial según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel de salud en general, los principales damnificados por la mejora de España, que pasa del sexto puesto en 2017 al primero, es Italia que desciende al segundo escalón.

Dieta Mediterránea y buen sistema de salud, las claves para una vida más larga

Según el documento publicado por el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud (organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud) en 2018 en España “la atención primaria la hacen sobre todo a nivel público con médicos de familia especializados y servicio de enfermería fijo, que dan tanto un servicio preventivo a niños, mujeres y mayores como un cuidado para casos agudos y crónicos”, destacando el descenso en la última década de las enfermedades cardiovasculares y las muertes por cáncer. Bloomberg señala que una de las principales causas para la buena salud de España se debe a la Dieta Mediterránea, que precisamente reduce las posibilidades de contraer enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, es destacable el aumento progresivo de la media de edad lo que implica una población más envejecida y la sostenibilidad del sistema de pensiones. Según el estudio de The Lancet, en 2040, los españoles vivirán 18,1 años tras jubilarse y 22,5 en caso de las trabajadoras.

La crisis no ha afectado al Sistema Nacional de Salud, pero sigue estando amenazado

El Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud actualizó en julio de 2019 su valoración de la situación del Sistema Nacional de Salud (SNS) y concluyó que:

  • Los principios y objetivos básicos de SNS no han cambiado en la última década, pese al gran impacto que la crisis económica y financiera tuvo en la sociedad española y las medidas de austeridad impuestas en 2010 por el Programa de Estabilidad para España.
  • La respuesta del SNS ante, por ejemplo, los recortes presupuestarios y nuevas regulaciones no ha tenido un impacto considerable en los marcadores de salud.
  • La mezcla de desempleo o trabajos precarios, hogares con pocos ingresos y el aumento de los impuestos indirectos han incrementado el nivel de pobreza del país, resultando en un aumento de la desigualdad y una reducción de la movilidad intergeneracional.
  • Se han conseguido algunos logros en el SNS en los últimos años, entre los que destacan: la mejora de los resultados previsibles; el gran impacto del SNS en la redistribución de los ingresos familiares, la casi intangible diferencia en el acceso de servicios preventivos y exámenes médicos de los distintos grupos sociales; el nivel de protección financiera de los pacientes; la mejora en la productividad hospitalaria; la satisfacción global con el SNS y el nivel de los derechos del paciente.
  • Los grandes retos del SNS son: el aumento de la obesidad, la no reducción de las diferencias de automedicación entre los distintos grupos socioeconómicos, el impacto de factores que no dependen del cuidado sanitario, las largas listas de espera para cirugías y visitas a especialistas; los efectos del copago sanitario para medicinas especializadas; entre otros.
  • Se requiere tomar medidas estructurales para mejorar la distribución de recursos y eficiencia técnica, al igual que la participación de los pacientes en las decisiones sobre su cuidado.

En general la agencia de la OMS, destaca la resistencia de la sanidad española, pero apunta a la necesidad de que se produzcan cambios para poder mantener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo por su universalidad y eficiencia.

Martín Álvarez

Martín Álvarez

Historiador de formación, periodista de profesión. Inquieto por naturaleza y curioso por defecto.

Continúa leyendo