No olvides desgravar el alquiler en tu declaración de la renta

Anualmente, todos tenemos que realizar la declaración de la renta para liquidar el correspondiente IRPF con la administración. En la mayoría de los casos, nos conformamos con el borrador. Pero siempre conviene revisar que están todos los conceptos desgravables, como el alquiler de nuestra vivienda habitual.

Cómo desgravar el alquiler en tu declaración de la renta
Feepik

La desgravación del alquiler es uno de los errores por omisión más habituales en la declaración de la renta. Por tanto, conocer cómo desgravar alquiler puede ser muy interesante para tu bolsillo si vives en una vivienda alquilada.

Hay que tener en cuenta que en la desgravación por alquiler vamos a encontrar dos tramos diferentes. El tramo general o estatal es el que se aplica en todas las declaraciones de la renta, si procede. El siguiente tramo es el autonómico, en el que se depende de lo establecido en la correspondiente comunidad autónoma. Esto significa que las deducciones no son las mismas dependiendo de dónde vivas.

Quiénes tienen derecho a desgravar alquiler

Hay que tener en cuenta que se trata de una ventaja fiscal que no está al alcance de todas las personas que viven alquiladas. De hecho esta deducción con carácter transitorio solo se debería aplicar a los alquileres anteriores al año 2015.

Es cierto que existen algunas excepciones, por ejemplo contratos anteriores a 2015 que una vez vencidos son prorrogados, pero, la firma de un contrato de alquiler nuevo posteriormente a ese año limita el acceso al derecho a la desgravación por alquiler.

Sin embargo, estos requisitos no son los mismos en el caso de las comunidades autónomas, donde cada región va a establecer sus condiciones propias. Esto significa que puede que no tengamos derecho a la deducción estatal, pero sí a la deducción autonómica.

Hay que tener en cuenta en cualquier caso que la deducción estatal, salvo modificación futura, cada vez tendrá menos trascendencia a medida que el tiempo pasa y se generan nuevos contratos de alquiler posteriores a la fecha límite para el beneficio de la desgravación.

En este caso nos vamos a detener en la desgravación estatal, ya que es general y afecta todas las comunidades autónomas. En la actualidad la desgravación media en las comunidades autónomas ronda el 15 %.

“Los millennials son la generación que más puede ahorrar en comparación con lo que ganan al año, por ejemplo, hay algunas comunidades que están ayudando con el alquiler de los jóvenes, Madrid contempla hasta 1.000€ de deducción por vivir de alquiler y ser menor de 35 años o Cataluña con hasta 300€, eso sí, ambas con requisitos según tu nivel ingresos. Lo curioso es que muchas de estas deducciones no vienen incluidas en el borrador al ser autonómicas”, apunta Joaquín Fernández, Millennial y cofundador de TaxDown.

Cómo se aplica la desgravación de alquiler

En la aplicación de la desgravación por alquiler existen límites que tienen que ver con los ingresos o con los aumentos patrimoniales derivados, por ejemplo, de las inversiones.

En definitiva, se busca limitar la posibilidad desgravación en función del nivel patrimonial de quien la solicita: es decir, a partir de determinados ingresos y rentas no se considera ofrecer esta ventaja fiscal.

En ese proceso interviene tu base liquidable, donde se sumarán las rentas del trabajo junto a otras como pueden ser los dividendos. Sobre esta base se aplicará aquellas reducciones a las que puedas tener derecho, por ejemplo si tienes planes de pensiones. También se tomará en cuenta la base liquidable de ahorro que tiene que ver con el dinero que hayas podido obtener en tus inversiones.

Se debe tener en cuenta que también se aplica el mínimo personal y familiar que Hacienda no computa con carácter general partiendo de 5500 €. Esto se va modificando, por ejemplo 2400,01 € hijo, 4500,01 € cuarto hijo y posteriores.

 

La posibilidad de desgravar alquiler tiene que ver en definitiva con la fecha en la que se registró tu contrato de alquiler, y la comunidad autónoma en la que resides. A medida que pasa el tiempo, de hecho, van ganando importancia las ventajas fiscales autonómicas al respecto, ya que la estatal tiende a tener menos relevancia al menos de momento.

Continúa leyendo