Pequeñas inversiones con grandes resultados

Un estudio de CaixaBank sobre el impacto de su bono social descubre que cada millón invertido en objetivos sociales contribuye con tres a la economía.

La entidad presidida por Jordi Gual y dirigida por Gonzálo Gortázar ha hecho público un informe en el que estudia el impacto en la economía de su Bono Social, emitido en septiembre de 2019 y que es el primero de esta clase concedido en España, en apoyo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.
 
El estudio, realizado por CaixaBank en colaboración con la consultora Deloitte y auditado por PwC, ha evaluado los retornos de este instrumento financiero, que tenía un importe de 1.000 millones de euros y que estaba ligado a la consecución de dos ODS, el fin de la pobreza (objetivo 1) y la creación de trabajo decente y crecimiento económico (objetivo 8). Para ello se concedieron una serie de microcréditos a familias, autónomos y empresas a través de la propia entidad y de MicroBank, una entidad participada al 100% por CaixaBank, único banco español especializado en microfinanzas y líder europeo en el sector.
 
Las principales conclusiones del estudio señalan que este bono ha contribuido a la creación de 8.027 puestos de trabajo, directos e indirectos, a la puesta en marcha de 1.046 nuevas empresas y un alivio económico a más de 160.000 familias.

Creación de riqueza y empleo digno

En lo relativo a la creación de puestos de trabajo, el informe de CaixaBank señala que los préstamos concedidos han facilitado la creación de 2.591 empleos directos, que a su vez han generado 2.855 puestos de trabajo indirectos y 2.761 inducidos (generados gracias a los salarios gastados por los empleados de las empresas que han recibido el préstamo y de sus proveedores), lo que suma un total de 8.207 nuevos puestos de trabajo. Estas cifras implican que, por cada millón de euros invertido a través del bono Social, se crean aproximadamente 16 puestos de trabajo.
 
Según el informe, los préstamos a autónomos y empresas, que ascendieron a un total de 500 millones de euros, han repercutido en el PIB español con 1.498 millones, lo que revela que cada millón de euros invertido a través del Bono Social ha contribuido con tres millones a la economía.
 
El documento refleja que los autónomos y pequeñas empresas han destinado el dinero del bono social a la adquisición de equipamientos y tecnología (31%), a ampliar el negocio y abrir nuevas instalaciones (30%), a pagar impuestos, alquileres y adquirir bienes (24%) y a los gastos necesarios para abrir sus negocios (11%). El estudio también se ha encargado de hacer un seguimiento de estos negocios y, un año después, el 75% de las pymes beneficiarias considera que este dinero les ha servido para que su empresa sea ahora mucho más fuerte.

Integración para las familias vulnerables y fin de la pobreza

Las 139.731 familias destinatarias de los 502 millones del Bono Social a través de MicroBank, han podido usar los microcréditos de la entidad (con un importe medio de 3.395 euros por crédito) para poder hacer frente a necesidades puntuales, como gastos en salud, educación, reparaciones en el hogar o la adquisición de un vehículo. Todas estas familias tenían dificultades en el acceso a la financiación convencional, con ingresos inferiores a 17.200 euros anuales y sin posibilidad de aportar garantías. El plazo de amortización medio de estos micropréstamos era de 2,3 años.
 
El seguimiento del estudio también muestra que el 98% ha conseguido el objetivo que perseguía al solicitar el préstamo y el 87% declara que éste ha tenido un efecto positivo en su vida. De esta manera, personas y familias en riesgo de exclusión han podido acceder a pequeños créditos que de otra manera no hubieran podido conseguir.

Compromiso con los ODS

CaixaBank es una de las empresas españolas que contribuye de manera más destacada a los esfuerzos público-privados para alcanzar los ODS de Naciones Unidas, hasta tal punto que éstos están presentes en Plan Estratégico 2019-2021 de la entidad y permean las actividades de todo el grupo, en la línea de vocación social su accionista mayoritario, la Fundación “La Caixa”.
 
Dentro de este ADN social destaca MicroBank, participado al 100% por CaixaBank y que es el único banco español especializado en microfinanzas. Juega un papel determinante en el Plan de Banca Socialmente Responsable de CaixaBank, que le encomienda la misión de promover la inclusión financiera, facilitando el acceso al crédito a todos los colectivos sociales, en especial a los más vulnerables, así como fortalecer su compromiso con el desarrollo socioeconómico del territorio.