¿Por qué no bajan los precios de los alquileres?

La crisis, los ERTE y la salida al mercado de alquiler de los pisos turísticos siguen sin hacer asequibles unos alquileres que han subido mucho más que los sueldos

En algún momento tendrán que dejar de subir los precios ¿o no?
En algún momento tendrán que dejar de subir los precios ¿o no?

Un estudio de Fotocasa decía que el precio del alquiler en España se había incrementado de media un 52% en los últimos cinco años, siendo el precio medio del alquiler nuevo en toda España de 866 euros al mes. Y, sin embargo, si lo comparamos con el sueldo más frecuente -según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)-, éste ha bajado un 8,4% con respecto a hace cinco años, siendo ahora de 1079 euros al mes y de 1178 en 2015 (ambos en 14 pagas). Con estos datos, la mayor parte de las personas trabajadoras tendrían que dedicar el 80,26% de su sueldo al alquiler de la vivienda (sin contar los gastos), muy lejos del 30% recomendado por varios organismos internacionales y casi todos los expertos.
 
La crisis provocada por el coronavirus ha hecho que mucha gente con necesidad de liquidez, o de aumentar sus ingresos, haya sacado sus pisos al mercado de alquiler. Según Idealista, en Madrid se ofertaba en agosto de 2020 un 56% más de viviendas que en agosto de 2019, de las cuales se alquilaron menos de un 2,4%, según los datos de la misma web inmobiliaria. Y es que, según los datos de Fotocasa, la demanda del alquiler ha caído también con la crisis, pasando de un 15% de las personas particulares en febrero de 2020 a un 12% en agosto. Según ese mismo estudio, el principal motivo para que la gente desista de alquilar o comprar es porque su situación económica no se lo permite.
 
Y, en el caso de Madrid, con un 56% más de vivienda en alquiler en el mercado, los precios apenas han bajado. Aunque los portales inmobiliarios hablen de “caída”, el caso es que los precios han disminuido entre un 0,2% (según Idealista) y un 0,3% (según Fotocasa). O, dicho de otra manera: de esos 866 euros de renta de alquiler media, nos harían una rebaja de 1 euro y 73 céntimos. Toda una ganga.

El poder adquisitivo ha caído y los alquileres han seguido subiendo

Así que, aunque el sueldo mayoritario haya bajado un 8,4% con respecto a hace cinco años, el mercado inmobiliario está muy lejos de compensar su subida del 52% en ese mismo periodo. La ley de la oferta y la demanda está remoloneando, aunque la demanda no pueda satisfacerse porque la oferta es demasiado cara. ¿Por qué no bajan los precios?
 
Una de las razones es que la vivienda en España (pero no sólo aquí) es considerada como un “valor refugio” para situaciones de crisis. Tanto es así, que durante la crisis del coronavirus el precio de compraventa de vivienda ha subido un 2,7% con respecto a 2019. La otra es que, desde la crisis de 2008 hasta la actual, las medidas para aliviar la crisis consisten -sobre todo- en inyectar muchísimo dinero a los bancos para que lo puedan prestar y en bajar los tipos de interés para que los préstamos sean más baratos. Por lo que, aunque comprar un piso sea muy caro, los plazos de la hipoteca salen más baratos que pagar la renta del alquiler. Según la Estadística Registral Inmobiliaria del Colegio de Registradores, la cuota hipotecaria mensual media para 2019 era de 591,14 euros, frente a los 819 de renta media de alquiler en ese mismo año, según un estudio realizado por el Ministerio de Fomento.
 
Otro de los motivos es que la vivienda es un bien de primera necesidad, por lo que la gente está dispuesta a privarse de gran parte de cosas para poder dormir bajo techo. Y aunque la mayoría de las personas prefiere comprar a alquilar, la inestabilidad del mercado laboral y su alta temporalidad les fuerzan a alquilar. Ya antes de la crisis de la covid-19, el 80% de los inquilinos pensaba que los precios del alquiler eran demasiado caros y otro 16% pensaba que eran algo caros. Sin embargo, el 40% de los caseros piensan que son más bien baratos. E inquilinos y caseros dan por hecho que los precios seguirán subiendo, aunque el mercado del alquiler se esté estancando, precisamente, debido a ser demasiado caro.
 
Esa percepción de que los precios, aunque experimenten ligeras bajadas, nunca dejarán de subir hace que el mercado sea más rígido y que, por lo tanto, haya propietarios que prefieren tener los pisos vacíos a la espera de un nuevo alza de los precios o de inquilinos adinerados, a ser los primeros en bajar los precios y arriesgarse a ganar menos dinero que los demás.

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo