¿Qué hago si mi hipoteca se basa en el IRPH? ¿Denuncio o no?

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre si el IRPH puede ser considerado como una cláusula abusiva abre la puerta a que los jueces españoles lo examinen caso por caso.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha enmendado hoy la plana al Tribunal Supremo español, al considerar que el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH) puede ser revisado por los tribunales de España, para comprobar si es una cláusula abusiva o no y si se ha informado correctamente y de manera transparente y comprensible de su cálculo y las consecuencias de referenciar nuestra hipoteca a este índice, que es calculado por el Banco de España.
 
El IRPH representa aproximadamente el 10% de los créditos concedidos en España y es el segundo más presente en las hipotecas españolas después del Euríbor, utilizado en el 90% de los contratos. Emplear el IRPH en lugar del Euríbor supone un coste superior de entre 18.000 y 21.000 euros por hipoteca. ¿Por qué es más caro? Porque mientras que el Euribor se mantiene en tipos muy bajos -de casi cero y negativos en el momento de publicar este artículo-, el IRPH se mantiene estable en torno a un 2%.
 
¿Por qué sucede esto? Porque el Banco de España calcula el IRPH con los datos que le envían los bancos, indicando el interés medio al que cobraban sus hipotecas. Sin embargo, aunque los cálculos del banco central español son transparentes, nadie controla los datos que las entidades le envían, por lo que este índice es fácilmente manipulable.

¿Qué hacer entonces?

Lo primero es acudir a nuestro banco a solicitar información. Porque nuestra hipoteca, además de tener como referencia el IRPH, puede estar afectada por otras cláusulas consideradas como abusivas, como las cláusulas suelo y los gastos de formalización de hipoteca. Todos ellos reclamables ante un tribunal si el banco no accede cambiar las condiciones de nuestro préstamo hipotecario. 

¿Qué posibilidades de ganar tengo si acudo a un tribunal?

Es imposible decirlo en este momento. Mientras que el Tribunal Supremo ha sido especialmente duro en el pasado contra los bancos y la poca transparencia de algunos de sus productos, la actitud se ha ido relajando. Ahora el Alto Tribunal emite menos sentencias condenatorias y exige más responsabilidad a los consumidores, por lo que ésta tiene que comprobarse caso por caso.
 
Si acudimos a juicio, habrá que demostrar que el banco no nos informó de manera clara y transparente de las consecuencias de referenciar nuestra hipoteca al IRPH. También podemos exigir que el banco nos ofrezca una novación; mejorar nuestras condiciones actuales. 
 
De momento, las entidades bancarias se han tomado la sentencia del TUE con un cierto alivio porque, aunque abre la puerta a cuestionar algunas de sus hipotecas, no declara que usar el IRPH sea en sí mismo abusivo. Y las bolsas han saludado la decisión del tribunal con subidas de las acciones de los bancos. 
 

¿Qué pasa si pierdo?

Pues que, además de hacer frente a los gastos de abogados y procuradores, el tribunal puede dictar que paguemos las costas del juicio, lo que puede desanimar a muchas personas a emprender acciones judiciales, algo con lo que ya cuentan los bancos, que alargan los procesos todo lo que pueden y que recurren las sentencias hasta el final. 

Pero, entonces ¿qué hago?

Lo mejor, además de acudir a nuestro banco para recabar información y tratar de buscar mejores condiciones para nuestra hipoteca, es acudir con todos los datos a un abogado o abogada para valorar bien nuestras opciones. También es posible plantearse una subrogación de nuestra hipoteca, esto es: cambiar de banco a otro que nos ofrezca mejores condiciones, algo para lo que no necesitamos permiso de nuestra actual entidad y que puede salirnos gratis si ya llevamos varios años pagando a la misma entidad.
 
Según un estudio de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), en 2019 solo se resolvieron siete procedimientos en los tribunales españoles por este asunto (cuatro a favor del consumidor y tres en contra), mientras que en 2017 se dirimieron hasta 64 procedimientos por IRPH, 48 de ellos a favor del consumidor. Los datos recabados por Asufin también indican que desde 2015 se han fallado 166 sentencias por IRPH, de las que 134 han dado la razón al consumidor y 32 han resultado en contra del usuario.
 
Las estimaciones de la asociación apuntan que los afectados pagaron de media 165 euros más al mes desde 2004 hasta este año con respecto a los referenciados al Euríbor, lo que supone un sobrepago de 24.987 euros, en términos generales. Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) exige que se puedan crear mecanismos extrajudiciales para resolver estas disputas con más agilidad y que se penalice a los bancos para que eviten alargar y encarecer unos juicios que, en su mayoría, les terminan siendo desfavorables. 

También te puede interesar:
Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo