¿Qué son las capitulaciones matrimoniales y qué consecuencias tienen en el matrimonio?

Elegir bajo qué régimen económico te casas y contar con un buen asesoramiento preventivo puede ahorrar muchos problemas en el futuro

Photo by Alexander Schimmeck on Unsplash

Cuando una pareja decide contraer matrimonio e iniciar un proyecto de vida en común, pocas veces se plantea qué consecuencias conlleva el casarse bajo un régimen económico u otro; la verdad es que no resulta muy romántico hablar de dinero cuando lo que se está celebrando es el amor. Sin embargo, tratar este tema y firmar un buen acuerdo económico puede ahorrar problemas futuros (no olvidemos que el porcentaje de disoluciones matrimoniales crece constantemente), y no solamente de cara a una posible separación o divorcio, sino también como medida de protección patrimonial de ambos cónyuges durante el matrimonio, especialmente si uno de ellos cuenta con un negocio propio.

Lo primero que los futuros cónyuges deben saber es que dependiendo del lugar en el cual decidan casarse y donde residan, el régimen económico al matrimonio aplicable a su matrimonio será uno u otro. Por ejemplo, en Cataluña, Baleares o Valencia, salvo que pacten otra cosa, rige el régimen de separación de bienes. En cambio, en el resto de Comunidades Autónomas, salvo algunas excepciones como Aragón, donde el régimen vigente recibe el nombre de consorcio conyugal, el régimen económico aplicable es el de sociedad de gananciales, y si quieren regirse por el régimen de separación de bienes, en ese caso tendrán que otorgar capitulaciones matrimoniales ante un Notario.

Vamos a explicar muy brevemente en qué consiste cada uno de los regímenes mencionados. En la sociedad de gananciales, pertenecen a ambos cónyuges todas las ganancias obtenidas durante el matrimonio, así como las deudas; es más, si se contrae una deuda en una sociedad de gananciales, pueden llegar a embargarse un bien privativo del cónyuge no deudor. Si finalmente optáis por casaros bajo el régimen de separación de bienes, marido y mujer conservareis la propiedad y administración de todos vuestros bienes. Bajo esta organización, cada uno de los cónyuges puede vender, donar o disponer de sus bienes sin necesidad de que el otro preste su consentimiento, pero esto no impide que se pueda adquirir bienes conjuntamente. Pero la mayor ventaja de este tipo de régimen es que cada uno responderá de sus deudas con su patrimonio personal, quedando totalmente protegido el del otro cónyuge.

Cómo, cuándo y qué contienen las capitulaciones matrimoniales

Pues bien, si por ejemplo contraéis matrimonio en Madrid, donde rige la ganancialidad de los bienes, pero vuestro deseo es organizaros en una separación de bienes, recordad acudid al notario para que redacte este documento llamado capitulaciones matrimoniales. En la actualidad se escucha mucho más hablar de ellas dado que las parejas jóvenes cuentan con mucha más información que antes.

 Las capitulaciones matrimoniales son un documento en el que los futuros cónyuges organizan su economía, las cuales se pueden otorgar en cualquier momento, antes o después de la celebración del matrimonio.  Si se otorgan antes del matrimonio, para que sean válidas el matrimonio deberá celebrarse dentro del año siguiente. Según recoge el artículo 1.325 de nuestro Código Civil, “En capitulaciones matrimoniales podrán los otorgantes estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo”.

Con respecto al contenido de este documento, todos los pactos entre los cónyuges serán válidos siempre y cuando respeten la ley, las buenas costumbres (orden público) y la igualdad de derecho entre los cónyuges, aunque la mayor parte de los pactos tienen siempre contenido económico. Para que sean válidas, deberán constar inscritas en el Registro Civil.

No nos cansamos de repetir que, en muchas ocasiones, un buen asesoramiento preventivo puede ahorrarnos muchos problemas futuros, especialmente en los casos en los que un matrimonio toma la decisión de divorciarse, pues ser conscientes de qué reglas rigen nuestro matrimonio, y tener en nuestra mano toda la información para cambiarlas si así lo deseamos, nos evitará posteriormente tener que lamentarnos de nuestro desconocimiento.

pilar vilella

Pilar Vilella Llop

Periodista y abogada especializada en derecho de familia en Lexfam Abogados. Secretaria de la agrupación de jóvenes abogados de Madrid.

Continúa leyendo