¿Qué hacer si te toca la lotería?

Sí, es más fácil que te caiga un rayo, pero hay que estar prevenidos para todo, ¿no? Te damos los consejos básicos de cómo actuar si de repente te llueve el dinero

Todos deseamos subirnos a un montón de dinero, por hortera que sea
Todos deseamos subirnos a un montón de dinero, por hortera que sea

Empezemos siendo realistas. Acertar los seis números de la Primitiva, más el reintegro es una posibilidad entre 140 millones (139 838 160), en el caso del Gordo de Navidad es de una entre 18 millones y de una entre 100 000 en el caso del tradicional cupón de la ONCE. Como nos suelen recordar los aguafiestas, hay más posibilidades de que te caiga un rayo, te alcance un meteorito, te muerda un tiburón o de que te atropelle Vin Diesel, entre otros tipos de sucesos para los que no pagamos un cupón. Pero, del mismo modo que nos preparamos para que no nos caiga un rayo, miramos a ambos lados de la calle antes de cruzar (especialmente si vemos coches tuneados) o evitamos parecernos a una foca si nadamos en aguas con tiburones, no está mal saber qué tendríamos que hacer en el improbable caso de que el insensible azar decida regarnos de millones. 

Primer paso: ¡Discreción y comprueba bien!

Si crees que te ha tocado, no se lo digas a nadie. Eso es muy importante y es un consejo que vamos a repetir a lo largo de este artículo. Que te toque la lotería debe ser un secreto entre Loterías y Apuestas del Estado, la Agencia Tributaria y tú. Así que evita hacer cualquier clase de anuncio y comprueba bien los números de tu apuesta.

Para ello, recurre a la web oficial de Loterías y Apuestas del Estado o a la de la ONCE, en el caso de que estés jugando uno de sus cupones. Comprueba también que tu boleto, décimo o participación esté en buenas condiciones, localizado y seguro. En caso de deterioro, rotura o robo te va a costar un montón probar que el premio te pertenece y el pago se va a retrasar. Si puedes, haz una fotocopia o una foto con el móvil pero, repetimos, no se lo digas a nadie

Segundo paso: ve a un banco

Si te ha tocado un premio mayor que 2 500 euros, debes acudir a una de las entidades financieras concertadas con Loterías y Apuestas del Estado, que son el BBVA, el Banco Santander, CaixaBank y todas las entidades bancarias que forman parte de la CECA, la antigua confederación española de cajas de ahorros. En el caso de la ONCE, en su web aparece el listado de entidades bancarias concertadas. Asegúrate de llevar el boleto premiado y el DNI.

Recuerda también que el banco al que acudas no te puede cobrar ningún tipo de comisión, ni te puede obligar a contratar ninguno de sus productos. 

Para preservar la confidencialidad, pide hablar con el director de la entidad y que te garantice por escrito que en ningún caso revelará tu identidad. No te pondrá pegas y redundará en tu seguridad. Ten en cuenta que, si se trata de un premio millonario, habrá mucha expectación entre los medios de comunicación y los vecinos para averiguar quién ha sido el afortunado o afortunada. Y la publicidad es lo que menos te conviene ahora, porque también estarán expectantes las personas que quieren blanquear grandes cantidades de dinero negro y todas aquellas que se planteen maneras de privarte del dinero del premio, ya sea mediante el robo directo o mediante estafas y propuestas descabelladas de negocios.  

Tercer paso: Ten en cuenta a Hacienda y tus compañeros de premio, si los hay

Si se trata de un boleto o décimo que has comprado con otras personas, al acudir al banco habrá que identificar a todos los participantes, así como el porcentaje de su participación. Hazlo por escrito, porque luego hay que acreditar ante Hacienda que el premio ha sido compartido. En caso contrario, es probable que el Estado piense que es una donación y aplique el impuesto correspondiente.

Además, recuerda que Hacienda se queda el 20% del importe de los premios superiores a 20 000 euros, pero no sufras, porque es el 20% de un dinero que ayer no tenías.

Tienes que firmar un contrato de depósito con la entidad bancaria para depositar el resguardo (por el que no te pueden cobrar, recuerda) y el banco se encargará de solicitar el pago a Loterías y Apuestas del Estado. Si todo está correcto, te ingresarán el dinero en tu cuenta ese mismo día o al día siguiente

Cuarto paso: Elige sabiamente

Desde el momento en el que sabes que te ha tocado el premio, hasta que el saldo de tu cuenta bancaria se llena de ceros que antes no estaban, seguramente se te ocurran mil ideas de qué hacer con ese dinero. Lo mejor que puedes hacer es evitar excesos, caprichos caros repentinos y bruscos cambios de vida. Ten en cuenta que los ricos son ricos porque, además de tener mucho dinero, gastan proporcionalmente menos que tú. 

Mucha gente sueña con dejar de trabajar si te toca la lotería, pero para dejar de trabajar hace falta mucho, mucho dinero, aproximadamente 3,2 millones de euros después de impuestos y sólo si tienes unos mínimos conocimientos financieros. Además, las personas que no trabajan no cotizan a la Seguridad Social y terminan incurriendo en más gastos, como el de seguros privados que no siempre dan la cobertura de la sanidad pública.

Tus prioridades deben ser librarte de tus deudas (préstamos, hipotecas) y mirar con lupa dónde inviertes tu dinero. Los bajos tipos de interés y la abundancia de comisiones pueden hacer que hasta pierdas dinero con determinadas cuentas y productos financieros. Huye del dinero fácil y evita la Bolsa si no tienes conocimientos de inversión, o al menos sé consciente de que tienes que estar en disposición de perder todo el dinero que juegues en el parqué. Los fondos de inversión también tienen sus riesgos. Los productos que más seguridad ofrecen son los depósitos a plazo fijo y la deuda públicaTambién puedes invertir en "valores refugio" o en inmuebles, pero siguen sin ofrecer seguridad absoluta.

Lo más aconsejable es no dejar de trabajar, pero con la seguridad que da saber que tienes un "buen colchón" e invertir toda cantidad que no vayas a necesitar en el momento o de la que puedas prescindir. 

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo