5 consejos para evitar las compras compulsivas

Detrás del gasto desmedido y del impulso de comprar puede haber problemas emocionales que se pueden tratar y corregir.

tarjeta-credito
iStock

¿Crees que salir de compras se ha convertido en una adicción? ¿No puedes dejar de gastar dinero a pesar de que tus deudas se acumulan?

Si te has planteado alguna de estas preguntas quizá seas un comprador compulsivo. Pero que no cunda el pánico, aquí te damos 5 claves para evitar las compras compulsivas:

1. Descubre la raíz del problema

psicologia-emociones
iStock

Los compradores compulsivos gastan mucho dinero en cosas que muchas veces no necesitan. Pero gastar y comprar no es la raíz del problema.

El gasto compulsivo puede ser la respuesta a un problema emocional. La persona podría estar triste, o padecer ansiedad, y su respuesta es refugiarse en las compras. Pero a veces, comprar sin control también puede desencadenar otras sensaciones negativas como miedo, culpa o vergüenza.

2. Paga siempre en efectivo

dinero-efectivo
iStock

Uno de los métodos más eficaces para evitar pasarse de la raya comprando es no llevar encima la tarjeta de crédito.

Al no tener contacto directo con el dinero, el pago con tarjeta hace que el comprador muchas veces no conciba el dinero como algo real. Por lo tanto, pagar con dinero en efectivo nos hace más conscientes de cuánto nos hemos gastado.

3. Lleva un seguimiento de tus gastos

planificacion-financiera
iStock

No importa si usas el móvil, un programa informático especializado o el papel y lápiz de toda la vida; pero es recomendable llevar un seguimiento de las compras que hacemos y de los gastos que tenemos todos los meses.

Algo tan sencillo como una anotación nos ayudará a planificar nuestra economía doméstica y a prescindir de gastos no deseados que pueden perjudicar nuestra previsión de ahorro.

Hacer listas también puede ser muy útil cuando se está intentando deshacerse de un mal hábito. También suele funcionar darle a cada artículo que se compra una puntuación en función de lo necesario que creas que es. Cuanto más necesario sea lo que has comprado, mayor será la puntuación que le des. De esa manera, cuando mires tus compras podrás ver cuánto podrías ahorrarte si solo te llevaras los artículos realmente innecesarios.

4. Piénsatelo un poco antes de comprar

duda-pensar
iStock

Cuando estás comprando y ves algo que realmente quieres, el impulso se apodera de tu mente y quizá no pienses con claridad.

Para contrarrestar ese impulso de gastar, cuando veas ese artículo que tanto te ha gustado, date unos minutos para pensar. En ese tiempo, intenta razonar, pregúntate si realmente necesitas lo que has visto, o si es el mejor momento para gastarte el dinero que cuesta. Pasado ese tiempo de reflexión lo verás todo con más claridad.

5. Cuida tu vida social

vida-social
iStock

Muchas veces los compradores compulsivos tratan de satisfacer sus necesidades sociales a través de las compras. Pero comprar no es, ni mucho menos, un sustitutivo de las interacciones personales.

Por eso es fundamental cuidar y ampliar la vida social haciendo actividades que implique el contacto con otras personas. Si haces esto, ocurrirán dos cosas: No pasarás tanto tiempo en el centro comercial, y pasarás rato con otras personas que no son compradores compradoras compulsivas.

Continúa leyendo