5 consejos sobre lenguaje corporal que debes tener en cuenta para tu próxima entrevista de trabajo

No sólo comunica lo que decimos al hablar, nuestra postura corporal y nuestros gestos pueden ser determinantes a la hora de transmitir lo que queremos.

entrevista-trabajo
iStock

Cuando preparamos una entrevista de trabajo solemos centrarnos en las posibles preguntas que nos van a hacer, en qué respuestas vamos a dar, en sonar convincentes, pareces seguros y transmitir todo aquello que nos va a acercar más a que nos contraten.

Sin embargo, en la comunicación no todo está en lo que se dice, también juega un papel fundamental lo que no se escucha, pero que también estamos diciendo con nuestra postura corporal, nuestros gestos y nuestras reacciones.

Aquí te damos 5 consejos sobre lenguaje corporal para cuando tengas que enfrentarte al entrevistador para optar a un puesto de trabajo:

1. Cuando te sientes, apoya toda la espalda

Cuando entres a la entrevista, y te ofrezcan una silla, siéntate con determinación y procura apoyar toda la espalda contra el respaldo. Esto transmite una señal automática de seguridad y confianza. Si no tienes costumbre de hacer esto, finge que hay una cuerda tirando de ti desde la coronilla de tu cabeza.

2. No busques contacto visual directo

ojos
iStock

Es recomendable que no mires directamente a los ojos de tu entrevistador. En su lugar opta por el contacto directo con la cara, es decir, mirar a la cara esquivando los ojos. Una de las formas más eficaces de asegurarte de que pareces interesado y comprometido es mirar diferentes partes del rostro de alguien cada dos segundos, girando desde los ojos hasta la nariz y los labios, de modo que nunca te limites a los ojos del entrevistador.

3. Gesticula con las manos mientras hablas

manos-gestos
iStock

Cuando estamos nerviosos tendemos a querer esconder las manos porque reflejan nuestra ansiedad. Mantener las manos ocultas puede malinterpretarse como un comportamiento de desconfianza.

Si no está seguro de qué hacer con las manos, lo mejor es que sigas adelante con la entrevista e intentes gesticular alguna vez en el transcurso de la conversación.

4. Muestra las palmas de tus manos

palmas-manos
iStock

Tener las palmas de las manos mirando hacia arriba indica honestidad y compromiso. El cerebro límbico capta la positividad, lo que hará que el entrevistador se sienta cómodo.

Es una de las razones por las que nos damos la mano, para enseñar la palma abierta. Al parecer, esto está ligado a los instintos humanos de supervivencia. Si no vemos con claridad los gestos de la otra persona, automáticamente nos ponemos en guardia.

En general, el lenguaje corporal orientado hacia arriba, como las palmas abiertas, la sonrisa y la postura recta, también hará que parezcas enérgico.

5. Mantén los dos pies en el suelo

pies-suelo
iStock

En una entrevista de trabajo también es recomendable mantener los dos pies firmemente apoyados en el suelo. Las mujeres nunca deben cruzar las rodillas, sino los tobillos, ya que esto les permitirá cambiar de posición sin que resulte demasiado obvio.

Tener los pies bien plantados pueden ayudarte a alternar entre el pensamiento creativo y el pensamiento racional mientras respondes las preguntas de tu entrevistador.

Continúa leyendo