¿Cómo sabemos si un edificio es ecológico? Te damos las respuestas que necesitas conocer

Cada vez hay más edificios que son ecológicos, por eso debes saber en qué consisten y qué los certifica

edificio
Los edificios ecológicos son el futuro

En los últimos tiempos nos hemos acostumbrado a vivir con el concepto del ecologismo. La ciudadanía avanza hacia una mayor responsabilidad social. De ahí a que hayan surgido lo que se conoce como edificios sostenibles o verdes.

¿En qué consisten? Los edificios sostenibles son aquellas construcciones que utilizan materiales naturales, que reducen y optimizan al máximo su consumo de energía y agua. Se integran en su entorno, ya sea natural o urbano, y causan el menor impacto medioambiental posible.

Estos edificios verdes deben ser, además, respetuosos con el medio ambiente en todas las etapas de su proceso de construcción; desde el diseño hasta la construcción, mantenimiento, rehabilitación, reciclaje y demolición.

En este sentido, para la sostenibilidad juega un papel fundamental la implicación de las personas. “Será necesario un determinado comportamiento social por parte de las personas que habitan en estos edificios que, en muchos casos, obliga a un cambio de sus hábitos y a cierta flexibilidad en cuanto al uso de los edificios con el objetivo de alargar su vida útil”, describen desde la agencia de calificación crediticia S&P.

Los conocidos como edificios sostenibles suponen un elemento vital en las estrategias y políticas medioambientales encaminadas a reducir nuestras emisiones de CO2, tal y como se reflejó en el Acuerdo de París.

Las principales características

No obstante, una de las cuestiones esenciales es qué condiciones debe reunir un edificio para que sea considerado verde. Así, en primer lugar, debe ser eficiente y optimizar el uso de energía. Si además puede reutilizarla, el impacto será aún más positivo.
Por otra parte, el edificio tiene que garantizar el empleo de energías renovables que no generen emisiones contaminantes, además de haber sido construido de tal forma que se aproveche al máximo la luz solar, así como la ventilación natural.

También, ha de asentarse sobre un ecosistema adecuado sin interferir en él y usar materiales reciclables o respetuosos con el medio ambiente que alarguen la vida útil del edificio. Es decir, que sean menos contaminantes.

En este sentido, debe mejorar el confort y el bienestar de sus habitantes, así como cuidar la estética sin desentonar con el entorno en el que se encuentra.

Por tanto, para poder considerar un edificio como sostenible el uso que hace este de la energía es primordial. “Este aspecto, no solo se puede controlar en la construcción de nuevos edificios, sino que los ya existentes también pueden apostar por ser más sostenibles mediante el uso de nuevas técnicas como los sistemas de aislamiento térmico”, destaca S&P.

Así puedes conocer si un edificio es sostenible

Existen diferentes instituciones, organismos e incluso entidades independientes que se encargan de fomentar la arquitectura y la construcción sostenibles a través de la puesta en marcha de procesos de certificación que se encargarán de evaluar el grado de sostenibilidad de las edificaciones.

Con estas certificaciones, de carácter voluntario, se pretende garantizar que los edificios verdes cumplan con un estándar mínimo de condiciones establecidas por cada organismo de certificación.

En el ámbito español, los certificados más comunes son el LEED, que es el acrónimo de “Leadership in Energy & Environmental Design” que traducido al castellano podría ser Líder en Eficiencia Energética y Diseño sostenible; y el BREEAM, o lo que es lo mismo, Building Research Establishment’s Environmental Assessment Method: el sistema de certificación más antiguo de los existentes y fue desarrollado en el Reino Unido donde actualmente tiene una mayor implantación.

Continúa leyendo