De búnkeres a un ovni gigante: Antiguos vestigios de la URSS que todavía sobreviven

Los restos del comunismo están en muchos rincones del planeta.

urss
iStock

El Telón de Acero y el Muro de Berlín pueden haber caído hace más de 30 años, pero las reliquias de la era comunista todavía existen en múltiples rincones de todo el mundo. Ya sean trenes de la era soviética en Rusia, un OVNI gigante en Bulgaria, el cuerpo embalsamado de Mao Zedong en China o los coches Trabant en Alemania, en estos lugares aún quedan restos de la nostalgia comunista. Aquí te mostramos algunos de los vestigios de la URSS que todavía sobreviven:

Un OVNI gigante

ovni
iStock

Una impresionante estructura comunista, el Monumento Buzludzha, cerca de la ciudad de Shipka, Bulgaria, domina los Balcanes Centrales desde su pico de casi 1.500 metros. Con una forma de platillo volante futurista y una estrella roja imponente, se asemeja a un OVNI gigantesco posado en una montaña. El Monumento a Buzludzha fue construido en la década de 1970 por el régimen comunista búlgaro, y costó la friolera de 14.186.000 levas, el equivalente a unos 27,5 millones de euros en dinero de hoy. Décadas de adversidades climáticas han hecho mella en el interior del monumento. La cúpula ahora está abandonada y el enorme auditorio cubierto de escombros. La espeluznante vista se ha convertido en un lugar popular para los artistas de graffiti y ha aparecido en películas y videos musicales.

El cadáver de Mao

mao
iStock

Durante décadas, Mao Zedong tuvo un poder absoluto sobre las decenas de millones de habitantes de China. Después de su muerte en 1976, el cuerpo del presidente del gigante asiático ahora yace embalsamado en un ataúd de cristal envuelto en una bandera roja (sorprendentemente en contra de su voluntad). Miles de chinos continúan presentando sus respetos en el mausoleo de la Plaza de Tiananmen, donde entrar a venerar los restos del antiguo líder es gratis.

Coches soviéticos

coche
iStock

Muy característico de la República Democrática Alemana (RDA), el peculiar Trabant fue el orgullo del régimen comunista en Alemania Oriental desde la década de 1950 hasta el final de su producción y la caída del bloque a principios de la década de 1990. Cariñosamente apodado Trabi en alemán, el icónico automóvil, cuyo diseño no varió durante décadas, todavía se puede ver en las carreteras alemanas. Hoy en día, los visitantes de Berlín y Dresde pueden ponerse al volante de un Trabant y conducir como hace casi 40 años. Los llamados safaris de Trabi están disponibles, pero actualmente se aplican restricciones debido a la pandemia de coronavirus. En Berlín, por ejemplo, el tour lleva a los turistas por el centro, pasando por la Puerta de Brandenburgo, el Reichstag y los restos del Muro de Berlín.

Antiguos trenes

tren
iStock

A bordo de un tren nocturno en Europa del Este o del famoso ferrocarril Transiberiano en Rusia, los viajeros son transportados al pasado. La mayoría de los vagones han estado traqueteando a lo largo de los rieles desde la era soviética. La comodidad no era una excentricidad en la época soviética, ya que los pasajeros podían disfrutar de una noche de sueño reparador en un confortable coche-cama. Sin embargo, no es el viaje en tren que más privacidad ofrece, ya que algunos vagones no tienen paredes alrededor de las literas, lo que lo convierte en una experiencia muy comunitaria.

Continúa leyendo