De la Mona Lisa a Van Gogh: Obras de arte robadas que fueron recuperadas milagrosamente

Algunas obras, que hoy reciben millones de visitantes en los museos, se daban ya por perdidas.

van gogh
iStock

Dicen que la realidad siempre supera a la ficción, y algunas de las historias sobre los robos de piezas de arte más increíbles, sin duda son mucho mejores que cualquier película. También lo son las de sus recuperaciones, y es que ningún guionista de Hollywood sería capaz de crear una historia que superase a las que hablan de estas obras de arte robadas que fueron recuperadas milagrosamente.

Un tesoro vikingo

tesoro vikingo
iStock

Enterrado en un antiguo emplazamiento vikingo, este tesoro estaba compuesto por 2000 monedas de plata inglesas, danesas y alemanas, 1000 de las cuales fueron robadas por saqueadores. Clasificadas como un crimen de patrimonio cultural, las monedas fueron robadas en el año 2009 de un campo en Gandarve, en Suecia, y debido a que la lluvia eliminó todas las pruebas del delito, la esperanza de poder recuperarlas era bastante baja. Afortunadamente, a los ladrones se les cayó una pequeña pieza de un crucifijo del siglo XI en la escena del crimen, y después de muchos meses los investigadores fueron encajando las piezas hasta resolver el delito.

La Mona Lisa

mona lisa
iStock

En 1911, el Louvre de París contrató a un hombre llamado Vincenzo Perugia para colocar unas vitrinas protectoras alrededor de algunas de sus obras de arte. Poco sabían que Perugia era un pequeño delincuente italiano que se encontraba ante la oportunidad de su vida. Un día se escondió dentro de un armario hasta que el museo cerró. Luego, al salir de su escondite, Perugia sacó la Mona Lisa de su marco y salió tranquilamente cuando el Louvre volvió a abrir a la mañana siguiente. En noviembre de 1913 Perugia escribió a un marchante de arte en Florencia llamado Alfredo Geri bajo el seudónimo de "Leonardo Vincenzo". Perugia escondió la obra maestra en el falso fondo de un baúl, y el marchante lo persuadió para que le dejara el cuadro para enseñárselo a un experto en arte. Sin embargo Geri alertó a las autoridades y Perugia fue arrestado.

La Constitución de EEUU

constitucion eeuu
iStock

La Declaración de Derechos de Estados Unidos se redactó 14 veces en 1789 para poder enviar copias a las 11 colonias del país, así como a Rhode Island y Carolina del Norte, que aún no habían adoptado la Constitución. Pero en 1865, un soldado de la Unión que participó en la Guerra Civil robó la copia de Carolina del Norte como recuerdo y vendió el pergamino histórico por solo 5 dólares. En los años 20, el comprador intentó vender el proyecto de ley a Carolina del Norte, pero los funcionarios insistieron en que era propiedad del gobierno y se negaron. En 1995, un vendedor anónimo hizo otra oferta para venderlo al estado, que rechazó una vez más. Pero cuando en 2003 se intentó vender el documento por 4 millones de dólares al Museo de Filadelfia, agentes del FBI intervinieron y lo confiscaron.

Dos pinturas de Van Gogh

van gogh
iStock

Dos pinturas de Van Gogh que fueron robadas del Museo Van Gogh en Ámsterdam en un atraco en 2002 fueron finalmente encontradas en una granja cerca de Nápoles en 2016. Vista del mar en Scheveningen (1882) y Congregación saliendo de la Iglesia Reformada en Nuenen (1884-85) fueron encontrados en una caja que había estado escondida detrás de una pared en un baño de la granja. Las pinturas nunca se habían vendido, por lo que se desconoce su valor exacto, pero las obras de Van Gogh suelen venderse por decenas de millones de euros.

Los objetos malditos de Pompeya

pompeya
iStock

La antigua ciudad de Pompeya es uno de los lugares más visitados de Italia y, a lo largo de los años, los turistas a veces se han llevado mucho más que algunas fotos del sitio histórico. Los visitantes ladronzuelos suelen robar trozos de piedra, aunque muchos son devueltos más tarde cuando la conciencia les remuerde. En octubre de 2020, una de esas turistas envió un paquete a la Policía de Pompeya que contenía piezas que había robado durante su visita. La mujer envió una carta junto con los artefactos explicando que las piezas estaban malditas y que había tenido mala suerte desde que las robó en 2005. Devolvió dos mosaicos, partes de un ánfora y piezas de cerámica en el paquete, y culpó a la “energía negativa” de las reliquias de sus problemas de salud y dificultades económicas.

Continúa leyendo