De naranjas eléctricas a insectos que comen plástico: Inventos que ya están cambiando el mundo en 2021

Parecen de ciencia ficción, pero estas innovaciones son ya una realidad.

electricidad
iStock

Si hay algo a lo que no le afectan las crisis económicas ni las coyunturas difíciles es a la capacidad creativa e inventiva del ser humano. Incluso, en los momentos más complicados es cuando la imaginación se activa y la crisis puede convertirse en una oportunidad de oro.

En el último año y medio, debido a la pandemia de coronavirus, el mundo se ha puesto patas arriba, y nuestra forma de vida ha cambiado. Después llegó la crisis económica derivada del virus, y millones de personas en todo el mundo están sufriendo las consecuencias. Sin embargo, la ciencia avanza, y las innovaciones tratan de hacernos la vida un poco más fácil. Aquí te mostramos algunos de los  inventos que ya están cambiando el mundo en 2021:

Las naranjas eléctricas de Sevilla

naranjas
iStock

Sevilla es conocida, entre otras cosas, por los campos de naranjos brillantes que florecen en primavera. Un atractivo para los turistas, los árboles de Sevilla crean 5.700 toneladas de la mejor fruta, y aunque algunas naranjas se envían al Reino Unido para convertirse en mermeladas, o se utilizan para fabricar licores, la mayoría están acaban cayendo a la calle y pudriéndose. En invierno, las naranjas de la ciudad causan estragos al caer en caminos y carreteras, y el gobierno local tiene que emplear a unas 200 personas para limpiarlas. Sin embargo, ahora toda esa fruta se podrá utilizar para generar electricidad.

El metano que emite la fruta a medida que se pudre se utilizará para alimentar un generador. Inicialmente, esta energía limpia se empleará para hacer funcionar una de las plantas de purificación de agua de la ciudad. Esto supondrá el aprovechamiento de unas 35 toneladas de naranjas que se producen en el sur de España cada año, pero si la prueba sale bien, en el futuro se podrá utilizar fruta en mal estado para generar electricidad.

Granjas flotantes

granjas
iStock

Se prevé que la población mundial crezca en dos mil millones de personas para 2050, según la ONU, y eso significa que necesitaremos hasta un 70% más de alimentos. Por tanto, serán necesarios nuevos métodos de cultivo que ocupen menos espacio. La agricultura vertical urbana, donde los grandes almacenes dentro de las ciudades y pueblos se utilizan para cultivar en terrenos apilados, ya es una realidad. Pero otras soluciones que no ocuparán ningún espacio en tierra incluyen las granjas flotantes.

Ropa con aire acondicionado

ropa
iStock

Los aparatos portátiles de aire acondicionado dentro de nuestra propia ropa podrían ayudarnos a enfrentar mejor las olas de calor y reducir el número de muertes. En julio de 2020, Sony lanzó el Reon Pocket, un dispositivo de enfriamiento portátil que se ajusta cómodamente a camisas y camisetas especialmente diseñadas y puede enfriar la superficie de la piel hasta 13 grados. De momento solo está disponible en Japón, ya que estaba previsto que se lanzara junto con los Juegos Olímpicos de Tokio. Por cierto, cada prenda cuesta unos 120 euros.

Insectos que comen plástico

plastico
iStock

La crisis de los residuos plásticos es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad. Aunque la ciencia se encuentra en sus primeras etapas, los investigadores de todo el mundo están ideando todo tipo de soluciones novedosas. Entre las más prometedores se encuentran los insectos de ingeniería biológica que se abren camino a través de los polímeros de desecho, descomponiéndolos rápidamente en monómeros que se pueden reciclar fácilmente. Es decir, que hay unos insectos modificados genéticamente para que se coman el plástico que tiramos.

Continúa leyendo