El boom de la moda ‘Comfy’: Cómo las marcas de ropa se adaptan a la pandemia

Las restricciones derivadas del Covid-19 nos han llevado a pasar mucho más tiempo en casa, y eso también ha afectado a nuestra manera de vestir.

moda-ropa
iStock

La pandemia de coronavirus ha modificado muchos aspectos de nuestras vidas, desde cómo compramos hasta cómo trabajamos, o cómo hacemos ejercicio y, por supuesto, también ha cambiado la forma en que nos vestimos.

Gran parte de nosotros hemos pasado la mayor parte del último año en casa. No ha habido fiestas, ni conciertos, y muchos hemos tenido que teletrabajar. Así que todo eso se ha traducido en evidentes cambios en nuestros hábitos a la hora de vestir

Como ya no era necesario ponerse traje, ni buscar la ropa más apropiada para cada evento, muchos hemos recurrido a alternativas más cómodas para estar en casa: desde chándals cómodos hasta pijamas calentitos.

La industria se adapta

Todos estos cambios ni mucho menos han sido pasados por alto por las marcas y fabricantes de moda, y de ahí ha nacido una nueva tendencia que arrasa en el sector: la moda Comfy, del inglés comfortable (cómodo).

Sudaderas, leggins, tops, joggers... la tendencia comfy nos ha hecho mucho más prácticos y, ya que no podemos salir de casa, al menos aprovechamos para estar lo más cómodos posibles en ella.

Todo esto se traduce en la aparición de las últimas tendencias, donde predominan los cortes anchos, los tejidos suaves, o las prendas de algodón más delicadas. Esta nueva variante también ha rescatado tejidos un poco más olvidados como la felpa, el pelo o las prendas de punto, tan acogedoras en invierno.

Cambia el concepto

La idea principal que han tomado como referencia los fabricantes y las principales marcas de moda es que, como no tenemos la obligación de vestirnos de determinada manera para salir o ir al trabajo, la ropa se adapte a nosotros en vez de nosotros a la ropa.

La versatilidad y lo práctico se han impuesto a lo convencional, pero sin descuidar la estética. El hecho de que pasemos más tiempo en casa o tengamos que trabajar en ella no significa que debamos ir hechos un desastre. Se puede estar cómodo pero, a la vez, ir a la moda.

Desde el punto de vista puramente visual, la corriente comfy tiene como principal valor el diseño minimalista de las prendas, donde predominan los cortes sencillos y los colores pastel, que aportan armonía. Esto es así porque este tipo de prendas las vamos a llevar puestas muchas horas al día, y como estamos en casa y en ambientes íntimos no necesitaremos destacar.

Algunos expertos en moda, comparan la tendencia comfy con la etapa del renacimiento, donde el ser humano pasó a ser el centro de todo. Aplicado al mundo del textil, eso significa que ahora se busca fabricar ropa que se adapte a la silueta, con trazos básicos y colores sencillos, sin excentricidades.

Sobra decir que los complementos en este tipo de moda prácticamente quedan anulados, únicamente sobrevive uno, fundamental y obligatorio: la  mascarilla. Y aquí las firmas de moda también han hecho su aportación, lanzando diseños a juego, aplicando los mismos colores, y siempre respetando los materiales que las hacen eficaces frente al virus.

Continúa leyendo