Esta es la misión espacial que la NASA hará en colaboración con Elon Musk

Las empresas espaciales privadas están en pleno apogeo.

cosmos
iStock

SpaceX, la empresa privada de cohetes del fundador y CEO de Tesla, Elon Musk, ha recibido un contrato de servicios de lanzamiento de 178 millones de euros para la primera misión de la NASA que se centrará en la luna helada de Júpiter, Europa, y en si ésta puede albergar las condiciones adecuadas para la vida, de cara a una futura colonia humana.

Está previsto que la misión Europa Clipper se inicie en octubre de 2024, en un cohete Falcon Heavy propiedad de la compañía de Musk, Space Exploration Technologies Corp, del Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, tal y como ha informado la propia NASA en un comunicado.

Hacia la conquista de otros mundos

El contrato ha supuesto el último voto de confianza de la NASA en la compañía con sede en Hawthorne, California, que en los últimos años ha transportado varios cargamentos con provisiones y astronautas a la Estación Espacial Internacional de la NASA.

En abril, SpaceX recibió un contrato de 3.000 millones de euros para que construyese la nave espacial lunar que requiere el programa Artemis, que se espera que lleve a los astronautas de la NASA de regreso a la luna por primera vez desde 1972. Sin embargo, ese contrato fue suspendido después de que dos compañías espaciales rivales, Blue Origin del ex CEO de Amazon, Jeff Bezos, y el contratista privado de material de defensa Dynetics Inc, protestaran contra la selección de SpaceX.

¿Evidencia de vida extraterrestre?

El Falcon Heavy de la compañía, que cuenta con hasta 23 pisos y es una aeronave parcialmente reutilizable, actualmente es el vehículo de lanzamiento espacial operativo más poderoso del mundo, y se estrenó poniendo en órbita su primera carga útil comercial en el año 2019, justo antes de que estallase la pandemia de coronavirus y la actividad espacial y científica de este campo quedase paralizada. La NASA tampoco aportó información sobre qué otras compañías pudieron haberse ofrecido para quedarse con el contrato de lanzamiento de Europa Clipper.

Si consigue ejecutarse con éxito, la sonda espacial llevará a cabo un estudio detallado del satélite de Júpiter cubierto de hielo, que es un poco más pequeño que la luna de la Tierra y es uno de los principales candidatos en la búsqueda de vida extraterrestre en otras partes de nuestro sistema solar.

Una curva en el campo magnético de Europa, observada por la nave espacial Galileo de la NASA en 1997, parecía haber sido causada por un géiser que brotaba a través de la corteza congelada de la luna desde un vasto océano subterráneo, tal y como concluyeron los investigadores en el año 2018. Esos hallazgos fueron los que respaldaron otra evidencia de que pudiese haber vida en la lejana Europa.

Entre los objetivos de la misión Clipper se encuentran la toma de imágenes de alta resolución de la superficie de Europa, determinar su composición química, buscar signos de actividad geológica, medir el grosor de su capa helada y determinar la profundidad y la salinidad de su océano, tal y como ha informado la NASA.

Continúa leyendo

#}