Ciberacoso, ludopatía y violencia: la pandemia deja a la vista el gran reto de la educación digital

Dotar a padres y profesores de las adecuadas habilidades digitales para la educación de los niños, es uno de los desafíos que exige el desarrollo de las tecnologías

niño-tecnologia
iStock

La pandemia de Coronavirus, y las medidas restrictivas para combatirla, han provocado que pasemos en casa mucho más tiempo de lo normal. Para combatir el aburrimiento, las nuevas tecnologías han sido nuestras grandes aliadas en los momentos más duros del confinamiento, y han servido de sustitutivo para las actividades al aire libre que hacíamos antes.

Pero recurrir a Internet y la tecnología como entretenimiento es especialmente delicado en el caso de los niños, y la Covid-19 ha acelerado la necesidad de implementar un estándar global para la alfabetización digital de padres, profesores y de los propios niños.

Evitar los riesgos de la red

Los niños están expuestos a varios riesgos en línea, y la pandemia ha provocado que ahora pasen en Internet más tiempo que nunca. Si no han recibido la capacitación necesaria para saber qué buscar, esos riesgos pueden aumentar exponencialmente.

Un estudio llevado a cabo por expertos de universidades de todo el mundo examinaron las interacciones en línea de más de 145.000 niños y adolescentes de 30 países distintos, y descubrieron que el 60% estaba expuesto a peligros como el ciberacoso, ludopatía y la violencia. Además, los resultados muestran que estos son problemas universales y, por lo tanto, necesitan una solución global.

A pesar de los grandes esfuerzos para elaborar programas específicos de educación digital, los expertos se quejan de que no exista un marco común. En respuesta a estas demandas, el otoño pasado la Asociación de Estándares del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) aprobó el marco DQ, que centra la educación en habilidades digitales en varias competencias como protección de la identidad en red, la seguridad, o la inteligencia emocional.

Navegar con responsabilidad

Los expertos coinciden en que es imperativo que los más jóvenes tengan las herramientas necesarias para convertirse en consumidores digitales inteligentes, especialmente con la creciente desinformación en línea.

Con todo, advierten, la alfabetización digital no eliminará los riesgos que conlleva navegar por Internet, pero ayudará a crear ciudadanos digitales responsables.

Todas estas propuestas están quedando unificadas en el proyecto 1.000 millones de habilidades digitales, que tiene como objetivo educar en habilidades tecnológicas a mil millones de personas de todo el mundo en un período de tiempo de diez años, en especial a padres y profesores.

Entre los objetivos que persigue el programa se encuentran construir una red global para implementar educación y capacitación en habilidades digitales, incentivar el aprendizaje mediante pequeñas recompensas para los estudiantes o crear una plataforma de evaluación en línea para medir las habilidades digitales.

Por supuesto, lograr todos estos objetivos requerirá de inversiones públicas en cada país para llevar la formación a las escuelas. Sin embargo, aseguran los expertos, el retorno de esa inversión será doble, ya que la educación digital no solo protegerá a los niños de los riesgos de Internet, sino que también ayudará a los adultos a utilizar mejor las herramientas que ofrece la red.

Continúa leyendo