¿Te vas a casar? Esto es lo que implica hacer separación de bienes

El papeleo no tiene por qué influir en el amor.

Puede que hayas decidido dar el gran paso de tu vida y casarte. También es normal que conforme se va acercando el momento aparezcan una serie de cuestiones y dudas sobre las que nunca habías pensado, y que forman parte de lo burocrático y lo legal. Una de estas cosas es la cuestión de si realizar o no separación de bienes. Aquí te contamos todo lo que implica formalizar una separación de bienes:

¿Qué es exactamente la separación de bienes?

La separación de bienes es un régimen económico matrimonial que permite a los contrayentes que sus respectivos patrimonios estén bien separados y diferenciados durante todo lo que dure su matrimonio. De este modo, cada uno de los miembros de la pareja gestiona y administra sus propios bienes. En resumen, la separación de bienes es una fórmula legal que permite que cada uno mantenga su dinero y sus propiedades a su nombre, a pesar de haber contraído matrimonio con otra persona.

Por supuesto, a pesar de esta diferenciación, el matrimonio puede poseer bienes en común, que se extienden a todo aquello que la pareja haya adquirido de manera conjunta a lo largo de su matrimonio, o cuya titularidad individual no sea posible demostrar. En el hipotético caso de un divorcio, la pareja debería liquidar únicamente estos bienes en común.

Cada vez más utilizado en España

Aunque en legislación sobre matrimonio, nuestro país tardó un poco en ponerse a la altura de los vecinos europeos (en gran parte debido a la dictadura), en España cada vez más se utiliza la fórmula de la separación de bienes. Aun así, en algunas Comunidades Autónomas como Cataluña, Islas Baleares o la Comunitat Valenciana ésta se aplica de manera subsidiaria.

Como la separación de bienes permite mantener dos masas patrimoniales bien diferenciadas, ésta suele ser la opción más escogida por aquellas parejas donde al menos uno de los contrayentes desempeña una actividad profesional o comercial que puede comprometer de algún modo su patrimonio individual. Por eso, haciendo la separación de bienes se minimiza el riesgo de que, si algo sale mal, el conjunto de la pareja y sus bienes puedan verse afectados de forma negativa.

Ventajas del régimen de separación de bienes

Algunas de las ventajas que posee formalizar el régimen de separación de bienes son las siguientes:

En primer lugar es mucho más seguro, ya que los patrimonios de ambos miembros de la pareja se diferencian y se aíslan de los posibles riesgos (como las deudas, por ejemplo), que pueda haber contraído el otro cónyuge.

Por otro lado, la separación de bienes también es una fórmula mucho más práctica que otros regímenes económico matrimoniales, como los bienes gananciales, ya que al mantener separado y diferenciado lo que es de cada uno le permite a cada miembro de la pareja tener muchísima más autonomía para hacer lo que desee con su dinero o su patrimonio.

También existe una gran ventaja en caso de divorcio, ya que si esto ocurriese, únicamente se debería hacer una división patrimonial de los bienes que la pareja ha adquirido en común.

Continúa leyendo