¿Cuál es la temperatura ideal para la economía?

Desde que el hombre pasó a ser cazador recolector su modo de vida quedó intrínsecamente ligado al clima, pero sobre todo desde el descubrimiento de la agricultura hemos vivido condicionados por el tiempo que hacia.

Paisaje rural de un país industrializado/ GTRES

¿Cómo afecta el clima a la economía? ¿O acaso preguntarse eso es una tontería?

Puede que no tanto. Desde que los homínidos pasaron de ser carroñeros a cazadores recolectores, hace más de 5 millones de años, pero sobre todo desde la creación de sociedades organizadas en torno a la agricultura, hace unos 9.000 años, los gobernantes han estado pendientes del cielo, esperando el buen tiempo y temiendo la ruina de las cosechas. Ahora bien: en pleno siglo XXI… ¿sigue siendo una pregunta pertinente?

Según un estudio de la Universidad de Stanford (EE. UU.), sí. En la investigación que llevó a cabo esta institución se analizaron los datos de temperatura y productividad de 166 naciones entre 1960 y 2010 apartando, en el proceso, otros factores como las innovaciones tecnológicas o los cambios políticos.

¿Cómo afectará el cambio climático al PIB de los países?

La conclusión del estudio es la siguiente: las naciones que alcanzaron mayor crecimiento fueron aquellas cuya temperatura media rondó los 13º C, al  margen de su nivel de industrialización.

En esa franja estaban, por ejemplo, Francia, Estados Unidos y Japón. Es decir: países ricos y estables. En el estudio también queda demostrado que los países del norte de Europa mejoraron sus indicadores durante los años en los que subió la temperatura. En cambio, a los más calurosos les pasaba lo contrario. En la India, por ejemplo, donde la industria textil paga a los empleados por el número de piezas elaboradas, la productividad bajó sensiblemente en los años más tórridos y mejoró cuando el tiempo se templaba.

Así que es pertinente hacerse la siguiente pregunta: ¿cómo afectará el cambio climático al PIB de los países? El informe de la Universidad de Stanford explica que, si no se pone freno al calentamiento global, el retroceso económico mundial será del 23 % antes del año 2100. Además, un 77 % de la población sufrirá una caída de su estatus económico y la brecha entre el norte y el sur, o sea, entre los ricos y los pobres, se agrandará. Las naciones más castigadas serán las de África, Asia, Sudamérica y Oriente Medio, mientras que Mongolia, Canadá y Rusia, sobre todo esta última, mejorarán sus cifras. Estados Unidos y China también retrocederán, aunque poco.

También te puede interesar:

Continúa leyendo