¿Qué es el ‘Outsourcing’?

Muchas empresas están externalizando ciertos servicios, muchos relacionados con la relación con sus clientes para ahorrar costes, aunque en lugar de subcontrata le han dado un nombre en inglés

A todos nos ha pasado. Suena el teléfono. Es un número que no conoces. Pero como estás esperando una llamada, descuelgas; no vaya a ser el fontanero, el mecánico o la chica de la agencia de viajes con el presupuesto solicitado para ese viaje a Costa Rica. Pero, ay, no es ninguna de esas personas: es alguien que llama en nombre de una compañía, normalmente telefónica, para intentar convencerte de que, si contratas lo que está a punto de proponerte, saldrás ganando. ¿Desde dónde llama esa persona? ¿Cómo ha conseguido mi número? ¿Es un trabajador de la compañía telefónica? No: es un trabajador de una empresa subcontratada por aquella. Eso es el outsourcing.

El outsourcing, en resumen, consiste en prescindir de un área de la compañía, ahorrarse el dinero que costaba y contratar ese mismo servicio –a un módico precio, por supuesto– fuera. Externalizarlo. También sucede con los técnicos que acuden a casa a instalarte la fibra: trabajan para subcontratas. O con el informático que mandan para revisar los ordenadores de tu empresa; subcontratado también.

Precariedad Internacional

En el caso de las llamadas telefónicas, a veces se realizan desde otro país. Eso es lo que se conoce como el outsourcing offshore. Las ventajas de externalizar estos servicios son, como se ha dicho, económicas. Las desventajas, también: el país de origen pierde empleos y muchos de los subcontratados trabajan en condiciones más precarias.