¿Qué es un día negro en la bolsa?

Acostumbramos a oír hablar de "jueves negro", "lunes negro" o "viernes negro" con periodicidad en relación a la evolución de la bolsa, casi siempre en épocas previas a que se desate una crisis económica. ¿Sabes a qué se refieren estos términos?

Wall Street
Getty Images

El black monday y el black friday no son términos que se utilicen solamente para hablar del día en que las tiendas ofrecen grandes rebajas. Aludir a que un día ha sido "negro" es frecuente en el mundo de la bolsa y las grandes inversiones y periódicamente toca escuchar que ha habido un "lunes negro", "jueves negro", "viernes negro" o incluso "martes negro". 

Estas denominaciones se utilizan para designar una jornada que ha resultado crítica para la bolsa, en la que ha sufrido caídas espectaculares que pueden llegar a amenazar el equilibrio de la economía de un país o de la economía mundial. También pueden ser un síntoma de que una crisis que ya venía fraguándose se presenta inminente.

Los días negros suelen estar relacionados con eventos sociales o políticos que no están directamente vinculados a la economía

Y aunque los motivos son diversos, existen algunos acontecimientos que suelen ser el detonante que activa estas grandes caídas de la bolsa y en ocasiones pueden parecer ajenos a lo económico. Las crisis políticas o los conflictos bélicos son algunos de los que encienden las alarmas de los analistas por miedo a que los inversores empiecen a desconfiar de la estabilidad de las empresas y se lancen a vender sus activos.

Un ejemplo muy ilustrativo de este fenómeno tiene que ver con la crisis sanitaria del COVID-19, por la que el lunes 9 de marzo de 2020 ha sido tildado popularmente de "lunes negro". La alarma social ha repercutido así en la bolsa, de forma que Wall Street llegó a registrar sus peores números desde la Guerra del Golfo, hace ya treinta años. Así, el Dow Jones Industrial Average, principal indicador de la bolsa neoyorquina, llegó a caer un 7.3%, y el índice compuesto Nasdaq cayó hasta un 6.9%.

Para evitar que hubiera una tragedia financiera, la bolsa de Wall Street llegó a cerrar durante 15 minutos, aunque finalmente cerró la jornada con un repunte del 11% en el precio del petróleo y una subida general del 5%. El S&P 500 aumentó un 4,94% y el Nasdaq un 4,95%. Aun así, las bolsas europeas sufrieron una caída del 1,5% aproximadamente, y el pánico cundió en todo el mundo a lo largo de la mañana.

 

Días negros de la historia

El jueves negro de 1929

Pero el 9 de marzo de 2020 no es, ni de lejos, el primer día negro de la historia. El concepto se popularizó a partir del crack de 1929, cuando la bolsa de Wall Street cayó sin precedentes por primera vez, provocando la que se considera el peor día de la historia del capitalismo. El fenómeno dio comienzo el 24 de octubre de 1929, el primer jueves negro. Aquel día, el índice Dow Jones bajaba a unos niveles que no se habían visto desde el año 1800. Y el desplome se consagró la semana siguiente, con el lunes negro y el martes negro. Más de dos millones de estadounidenses quedaron en bancarrota.

Debido al pánico, grandes y pequeños inversores comenzaron a vender sus títulos de forma indiscriminada, en una semana que sería la antesala de la Gran Depresión que se prolongó durante más de una década desde aquel momento.

El lunes negro de 1987

No sería hasta casi seis décadas después que volvería a repetirse una jornada en los mercados bursátiles tan alarmante como la del crack del 29. Pero el 19 de octubre de 1987 se convirtió en el primer lunes negro de otros tantos que vendrían después. En esta ocasión, la caída comenzó en Japón, se extendió a Europa y terminó afectando a los Estados Unidos. Aquel día, el índice Dow Jones llegó a bajar un 22,6%, y se desató el ya famoso crack del 87.

Crack 1929
El Federall Hall de Wall Street en noviembre de 1929, tras el estallido del 'crack'. / Getty Images

El lunes negro de 2001

El primer lunes tras los atentados a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001 fue el peor día de aquella década hasta que se desató la crisis económica de 2008. La inseguridad volvió a arrastrar a los inversores a una situación de incertidumbre por el contexto social que se había producido bajo la amenaza terrorista islámica y el índice Dow Jones llegó a descender un 7,1%.

El miércoles negro de 2008

El año en que estalló la última gran crisis económica contó con su propia jornada de pánico en los mercados, cuando el 15 de octubre el índice Dow Jones caía un 8% y la bolsa de Wall Street cerraba sus puertas para evitar una catástrofe. La burbuja inmobiliaria de aquel momento desembocó en una década de recesión en todo el mundo y en dicha fecha, también se desplomaron las bolsas de Tokio, Londres, Madrid, Berlín o Moscú.

 

El primer día negro de la historia fue el jueves 24 de octubre de 1929, que iniciaría la década de la Gran Depresión

El lunes negro de 2011

Tres años después del estallido de la crisis, cuando más empezaban a notarse sus efectos, otro lunes negro oscureció los mercados. EL S&P cambiaba la calificación de la deuda estadounidense bajaba de AAA a AA+, lo que significaba que perdía credibilidad en un momento en el que, para la mayoría de países, esta resultaba crucial. El Dow Jones descendía un 5,5% y se provocaba un desplome también en las bolsas europeas.

El lunes negro de 2015

Desde que comenzara el siglo XXI, los mercados bursátiles parecen no haber tenido tregua, y cuatro años después se repetía otro lunes de luto más. En esta ocasión el foco problemático se trasladaba a China, que parecía estar entrando en recesión, lo que suscitó un miedo globalizado al tratarse del principal comprador de las economías mundiales. Aunque el Dow Jones solo sufrió una bajada de 1,66 puntos, la repercusión en bolsas europeas y latinoamericanas hizo de esta fecha un lunes negro nada desdeñable.

Los lunes son de luto

Como hemos podido ver, resulta curioso que la mayoría de días negros del siglo XX y XXI caen, casualmente, en lunes. Sin embargo, parece que este día de la semana es, en general, el peor de todos para ganar con la inversión.

Y es que el retorno medio del S&P entre 1928 y 2017 -casi un centenario- durante los lunes era del -0,08%, peor que cualquier otro día de la semana, según un estudio de de LPL Financial de 2018. Y no solo eso: este informe señalaba que el 52% de todos los lunes cerraban con números rojos. 

Así que el 9 de marzo de 2020 no parece haber sido una excepción.

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo