¿Qué materiales se usan para fabricar tu coche?

Piezas de metal, neumáticos de caucho, salpicaderos de componentes plásticos, los utilitarios que circulan por nuestras carreteras son una obra de ingeniería que va más allá del motor y la aerodinámica

GTRES

Los vehículos son multinacionales. La chapa procede de un lugar que no tiene nada que ver con la procedencia de los neumáticos, por no hablar el motor o de la tela que recubre los asientos. Están hechos  de materiales que vienen de los cinco continentes. Pero en las últimas décadas las restricciones medioambientales, cada vez más exigentes, han llevado a los fabricantes a apostar por coches progresivamente más ligeros, y eso se ha traducido en el uso de nuevos materiales. No obstante, y pese a todo, siguen primando cuatro: acero, plástico, aluminio y caucho.

El primero de ellos –el acero– supone casi todo el peso del coche y es el principal elemento de la carrocería y el chasis. El plástico se aprovecha para los componentes, ya que dura mucho y se puede moldear con facilidad. El aluminio es una incorporación reciente: ligero, resistente y pensado para sustituir el acero en algunos lugares. Finalmente, el caucho. Se calcula que el porcentaje de su producción mundial va destinada a la fabricación de los neumáticos de los automóviles. Aunque este material también se emplea en los limpiaparabrisas y en las molduras del motor.

Materiales naturales y sintéticos

Los vehículos están compuestos tanto de elementos sacados de materias primas como con polímeros producidos para su uso industrial.