¿Qué países usan una moneda extranjera en vez de una local?

Varios países en el mundo renuncian a su política monetaria en tiempos de inestabilidad y vinculan su moneda a una divisa más fuerte y estable o directamente adoptan una moneda extranjera

Photo by Christine Roy on Unsplash

Uno de las grandes revoluciones (y una de las más cuestionadas también) de la Unión Europea fue la creación del euro. Por primera vez casi desde la época del Imperio Romano una persona podía pasar de una región a otra del Viejo Continente sabiendo que el dinero que llevaba en el bolsillo al salir de casa le iba a valer igual en su país de destino gracias a la creación de la Moneda Única.

La gran crítica a la moneda continental es que los Estados que la adoptan renuncian a su independencia en cuestiones de política monetaria, una herramienta muy usada tradicionalmente por los gobiernos para capear las crisis económicas. Pero, los europeos por lo menos tienen jurídicamente cierta capacidad de decisión ya que el Banco Central Europeo representa los intereses de todos los Estados Miembros de la Zona Euro. Eso no ocurre en muchos otros países que adoptan como moneda oficial una divisa extranjera o vinculan su propia moneda a los vaivenes monetarios de otra potencia.

En lugar de imprimir su propia moneda, muchos Estados alrededor del mundo deciden utilizar monedas extranjeras. Esto se conoce como política de sustitución de monedas o dolarización, en el caso de las economías que optan por tomar al dólar estadounidense como divisa de referencia para el valor de su moneda o directamente para su uso oficial a nivel local. Dicha práctica ha sido especialmente común en América Latina, una región en la que los países han recurrido en distintas oportunidades a la vinculación monetaria con el dólar para hacer frente a periodos de inestabilidad cambiaria.

Con la crisis económica agravándose en Argentina, algunos analistas han vuelto a contemplar la opción de dolarizar la economía como una alternativa para superar la continua devaluación del peso. Esta política ya había sido adoptada durante la década del noventa y, en gran parte a causa de ella, el país austral cayó en la crisis de 2001, la peor que ha atravesado esta nación en su historia reciente. En esta infografía de Statista, realizada en base a datos del Fondo Monetario Internacional, se ven los Estados que utilizan monedas extranjeras en su economía nacional.

En el continente americano, Ecuador, por ejemplo, tiene actualmente al dólar como su moneda oficial. Panamá, por su parte, cuenta con una moneda local (el balboa) cuyo valor depende del del dólar de Estados Unidos. La política de vinculación al dólar también se ha adoptado en varios países de la Península Arábiga, incluyendo a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar. Y muchos países pequeños e insulares de distintas partes del mundo.

Por su parte el euro, pese a no llevar ni dos décadas en circulación legal, se ha implantado en distintos países, no solo de Europa como Kosovo y Montenegro, sino que muchos países de África Occidental han vinculado su moneda a la divisa europea. En este grupo de estados que pese a tener una moneda propia la tienen vinculada al euro destaca Dinamarca, que es un Estado Miembro de la Unión Europea pero no pertenece a la Zona Euro.

A nivel regional destacan la potencia regional del rand sudafricano divisa a la que tienen ligada su moneda Namibia, Lesoto y Suazilandia y la rupia india de la que dependen las monedas de Nepal y Bután.

También te puede interesar:

Continúa leyendo