Así está afectando la variante Delta a las bolsas de todo el mundo

Esta nueva cepa de coronavirus está amenazando la recuperación.

virus
iStock

Después del varapalo que la pandemia de coronavirus le asestó a la economía mundial hace aproximadamente un año y medio, la recuperación está empezando a llegar poco a poco en forma de un tímido crecimiento y pequeñas mejoras en los datos de desempleo, de demanda y de índice de precios.

No obstante, el sector financiero se enfrenta ahora a una nueva amenaza: la variante Delta. Con todo, parece que de momento las bolsas aguantan, aunque hay expertos que vaticinan caídas importantes si no se consigue frenar esta cepa de coronavirus y vuelve a extenderse por la población poniendo de nuevo en riesgo la actividad económica.

Crecimiento, aunque muy tímido

A principios de este mes, las acciones mundiales se mantuvieron cerca de máximos históricos, ya que los inversores vieron con muy buenos ojos la creciente actividad empresarial que se está reanudando en Europa, y los informes de empleo que llegan de Estados Unidos reflejan cómo la economía del país también está remontando muy bien el desastre provocado por las primeras oleadas del virus.

El índice STOXX de las 600 principales empresas europeas también está creciendo aunque muy moderadamente, tan solo a un 0,3%. Aun así, poco a poco se van revirtiendo las pérdidas que tuvieron lugar a principios de 2020, cuando estalló la pandemia. Ahora, la mayoría de las empresas de la zona euro están expandiendo su actividad al ritmo más rápido de los últimos 15 años.

En Reino Unido las noticias también son optimistas, aunque siempre dentro de la moderación. La actividad de las empresas de servicios británicas también se ha disparado al inicio de este verano, aunque a un ritmo ligeramente más lento de lo que cabría esperar según todas las estimaciones previas. El FTSE del Reino Unido subió tan solo un 0,5% después del anuncio del primer ministro, Boris Johnson, de que quedaban anuladas todas las restricciones a la hostelería, el turismo y la industria del ocio y los servicios tras año y medio de prohibiciones y medidas extraordinarias. Esto, por ejemplo, acaba con los horarios restrictivos, los toques de queda, e incluso con la obligación de utilizar mascarilla en el interior de bares y comercios.

Por su parte, las acciones de las principales empresas francesas también están recuperando las pérdidas sufridas después de que el ministro de Salud, Olivier Veran, advirtiera que Francia podría dirigirse a una quinta ola de la pandemia debido a la variante Delta. Esto, además, ocasionó que el Gobierno galo pusiera en marcha el conocido Pasaporte Covid, un documento virtual que debe ser mostrado y validado para entrar a cualquier establecimiento relacionado con el ocio. Algo que en las últimas semanas ha provocado numerosas protestas por parte de múltiples ciudadanos franceses que se oponen a la medida.

La angustia del Covid también está lastrando las acciones en Japón: el Nikkei cayó un 0,6%, el valor mínimo en más de dos semanas, después de que se haya registrado un aumento de los contagios en la capital, Tokio, tan solo unas pocas semanas después de la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad.

Continúa leyendo