¿Con qué medidas económicas combate el mundo al coronavirus?

Las principales economías mundiales hacen frente a la crisis provocada por la enfermedad y las cuarentenas con inyecciones de dinero público, priorizando los servicios básicos.

La primera gran pandemia del siglo XXI ha pillado a la humanidad aún renqueando tras la crisis producida por una burbuja hipotecaria hace más de una década y con un mundo donde los principales actores económicos veían cómo estábamos empezando a encontrarnos al final de un ciclo global de crecimiento, pero también de más desigualdad. La aparición del coronavirus-19 está precipitando la recesión que ya se veía como inminente en una economía global que daba síntomas de estancamiento. Los parones al comercio internacional, a la industria y al turismo en un mundo globalizado nos van a pasar una factura cuyo importe aún no somos capaces de determinar. Así pues, ¿qué están haciendo los países de nuestro entorno para hacer frente a la situación?

Italia: bono a las niñeras y refuerzo a la sanidad

En Italia, el Ejecutivo de Giuseppe Conte ha aprobado un paquete de medidas financiado con 25 000 millones de euros de “dinero fresco” destinados a ayudar al sistema económico italiano, a las empresas y a las familias afectadas y que, según el Gobierno activará flujos de dinero por valor de hasta 350 000 millones.

Entre las medidas que van incluidas en ese paquete, se encuentran destinar 3 500 millones al sistema sanitario y a Protección Civil, prohibición del despido durante dos meses, suspensión del pago de todos los impuestos hasta el 30 de mayo, ayudas de 600 euros para el pago de baby sitters a las familias con hijos que tengan que trabajar y 1 000 euros en el caso de las familias del personal sanitario. Los trabajadores de los servicios de salud y emergencias recibirán también un bono en su sueldo mientras dure la crisis.

El refuerzo del sistema sanitario será también a través de médicos y enfermeros militares. Además, en esta primera respuesta habrá ayudas de 10 000 millones para apoyar el empleo, entre las que se encontrarán subsidios a los parados, pero también un apoyo de 600 euros en este mes de marzo para los autónomos. También se garantizarán los préstamos y se aplazarán los pagos de las hipotecas.

Las autoridades italianas han asegurado que estos 25 000 millones de euros (que supondrán para el país una desviación de 1,1 puntos de su déficit) son sólo una primera parte de las medidas que se planean para hacer frente a la situación provocada por la epidemia.

Francia: blindaje contra opas extranjeras

El país galo también ha aprobado un paquete urgente de 45.000 millones de euros para empresas y trabajadores, que incluye el aplazamiento del pago de impuestos y de Seguridad Social. Además, se creará un fondo de solidaridad dotado al menos de 1 000 millones para pequeños emprendedores, pymes y trabajadores independientes con cifras de negocio inferior al millón de euros y que en los últimos 12 meses hayan tenido pérdidas del 70%.

El Estado garantizará préstamos bancarios a empresas por valor de hasta 300 000 millones de euros y ha decretado la suspensión del pago del alquiler y los gastos de luz y agua para las pymes en apuros.

Como en el caso español, Francia adoptará "todos los medios" para proteger a las grandes empresas del país de posibles ataques en bolsa tras las caídas de las últimas semanas. Esto incluye la participación pública en sus capitales o la nacionalización de las empresas consideradas estratégicas. Y se han prohibido las operaciones en corto, para evitar que se especule apostando por un batacazo económico galo.

Alemania: reducción de jornada y uso de la banca pública

Alemania, que lleva varios meses rozando el estancamiento y la recesión, se ha apresurado a tomar medidas aprendiendo de la experiencia de la crisis de las subprime, de 2008, como ha reconocido la propia Angela Merkel durante los últimos días.

El Gobierno federal germano ha puesto más de 48 000 millones de euros sobre la mesa para apoyar a empresas e inyectar en la economía. Además, estaría dispuesto a desembolsar 35 000 millones más, saltándose la norma de austeridad y déficit cero que durante tiempo ha pregonado para Europa.

Se destinarán 6 000 millones de euros para apoyar a las empresas en programas de recortes de jornada que eviten oleadas de despidos, siguiendo mecanismos parecidos a los de hace una década.
Otros 20 000 millones de euros irán destinados a reforzar a la sanidad pública y prevenir un posible colapso.
 
Del mismo modo, Berlín asegura disponer de más de 500 000 millones de euros para ofrecer préstamos ilimitados a las empresas alemanas a través del banco público KfW.

Reino Unido: protección a los negocios y medidas voluntarias

Aunque el Reino Unido aún titubea entre prevenir la pandemia o dejar que el contagio circule de manera controlada -según dicen desde su Gobierno- para apostar por una hipotética inmunidad de grupo, el Banco de Inglaterra y el Tesoro de Su Majestad se han preparado igualmente para el impacto del covid-19, que se suma al ya provocado por el Brexit y años de inestabilidad política.

El Banco de Inglaterra anunció un recorte de emergencia de los tipos de interés, del 0,75% al 0,25%, mínimo histórico, en la línea marcada por la Reserva Federal de EE UU y el Banco Central Europeo.

El Gobierno de Boris Johnson ha incluido en sus presupuestos un plan de estímulo de 35 000 millones de euros, entre ellos 7 900 millones para créditos a las empresas y subvenciones o 6 800 millones para el NHS, el sistema nacional de salud británico.

Por otro lado, se ha insistido en que los bancos pueden perdonar "voluntariamente" el pago de hipotecas y préstamos a los clientes que considere más afectados por esta crisis. Una medida que algunas entidades no descartan. 

China: oscurantismo y confianza en el líder

Con respecto a China es difícil saber con exactitud qué está haciendo el Gobierno del gigante asiático. Las cifras llegan con cuentagotas y acompañadas por mensajes como este, emitido por la oficial Oficina Nacional de Estadística: “bajo el firme liderazgo del partido con Xi Jinping al frente, estamos controlando el virus y la confianza del mercado se esta recuperando de forma ininterrumpida”. Algo que no hay manera de corroborar y que desde el extranjero se trata de adivinar con métodos tales como tratar de ver por satélite el tráfico de camiones en China.

Se cree que el país está invirtiendo todas sus energías en recuperar su producción industrial y en políticas de estímulo de la demanda interna. Hay pronósticos para todos los gustos y los mensajes optimistas de las autoridades chinas se reciben con cierto escepticismo. Es posible que a finales de marzo de 2020 sí que se ofrezcan cifras oficiales de la situación.

Estados Unidos: te mandamos un cheque a casa

Después de una fase inicial de negación, Donald Trump ha declarado el estado de emergencia y hará llegar al Congreso un enorme paquete de estímulo financiero de 850.000 millones de dólares para frenar las consecuencias económicas de la expansión del coronavirus. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, compareció junto al presidente para anunciar un conjunto de medidas de alivio a las pequeñas empresas y a las aerolíneas, e incluye ayudas directas a los ciudadanos. Tan directas como enviarles un cheque a casa. “Estamos estudiando enviar cheques a los estadounidenses inmediatamente”, confirmó Mnuchin. “Y me refiero a ahora, en las próximas dos semanas”. El valor de ese cheque, que no se ha confirmado aún, sería de alrededor de 1 000 dólares (Unos 908 euros). También se ayudará directamente a las aerolíneas para las que se han destinado 50 000 millones en ayudas.

Por su parte, el Congreso de los EE. UU. debate medidas más ambiciosas aún, que abarcan desde establecer las bajas remuneradas por enfermedad (en EE UU no existen) a líneas de ayuda a las empresas. Todo presupuestado en unos 750 000 millones de dólares.

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo