Datos curiosos sobre la vida de Adam Smith

Su obra más famosa es ‘La riqueza de las Naciones’, y se le considera uno de los padres del liberalismo clásico. Profundizamos algo más en su figura a través de ocho anécdotas sobre Adam Smith.

Adam Smith
iStock

El economista y filósofo escocés Adam Smith (1723-1790) es conocido principalmente por su obra La riqueza de las naciones (1776), el primer análisis integral de economía política, que incluía la descripción de Smith de un sistema de salarios determinados por el mercado y libre en lugar de empresas restringidas por el gobierno: un sistema de ‘libertad perfecta’, más tarde conocido como capitalismo de laissez-faire. En general, se le considera uno de los padres del liberalismo clásico

En el aniversario de su nacimiento, te proponemos profundizar algo más en su figura, presentando ocho datos sobre su vida que quizá desconocías. 

1. Fue secuestrado por una familia de gitanos 

Según el periodista escocés John Rae (1845-1915), principal biógrafo de Smith, se lo llevaron unos gitanos cuando el pequeño Adam tenía cuatro años. Tras una persecución sus captores finalmente le abandonaron y fue recogido por su familia.  


2. Su primer trabajo consistió en impartir un curso de retórica 

Al regresar a su hogar en Kirkcaldy, Escocia, en 1746, después de seis años de estudio en Oxford, Adam Smith buscó un empleo y, a través de conexiones familiares, recibió la oportunidad de presentar un curso de conferencias públicas en Edimburgo sobre retórica. 


3. Vivió una muerte traumática 

El aristócrata Charles Townshend, economista aficionado –y en el futuro, ministro de Hacienda–, decidió contratarle como tutor de su hijo, el duque de Buccleuch. Durante una estancia en París junto al duque y su hermano menor, éste enfermó y falleció, a pesar de los cuidados de Smith.  
 

 

4. Se codeó con célebres intelectuales y aristócratas 

Durante su prolífica estancia en la Universidad de Glasgow, tejió un amplio círculo de conocidos. Entre ellos se encontraban no solo miembros de la aristocracia, muchos relacionados con el gobierno, sino también una serie de figuras intelectuales y científicas que incluían a Joseph Black, pionero en el campo de la química; James Watt, más tarde de la fama de las máquinas de vapor; Robert Foulis, un distinguido impresor y editor y posterior fundador de la primera Academia Británica de Diseño; y, no menos importante, el filósofo David Hume, un amigo de toda la vida a quien Smith había conocido en Edimburgo. 


5. Solo se conserva un retrato de Smith 

Solo sobrevive un retrato de Smith, un medallón de perfil de James Tassie; la imagen da cuenta de un hombre mayor con sus ojos de párpados algo pesados, nariz aguileña y un atisbo de labio inferior protuberante. 
 

6. Parte de su obra fue destruida 

Era costumbre de su época destruir en lugar de preservar los archivos privados de hombres ilustres, con el lamentable resultado de que gran parte de la obra inconclusa de Smith, así como sus papeles personales, fueron destruidos. 


7. Tenía una dicción entrecortada 

La forma de hablar de Adam Smith se ha descrito como ‘tambaleante’ (stumbling en inglés). Por otro lado, los contemporáneos escribieron sobre él que poseía una sonrisa de ‘inefable benignidad’ y sobre su tacto y habilidad en la gestión de los asuntos de la facultad de Glasgow. 


8. Un galán solo en sus libros 

Nunca se casó y se conocen muy pocos datos sobre su vida personal. “Soy un galán en nada más que en mis libros”, dijo Smith una vez a un amigo a quien le estaba mostrando su biblioteca de unos 3000 volúmenes. 

 

 

Información obtenida de la Enciclopedia Británica

Continúa leyendo