Economía digital. ¿Qué es y cuál es su impacto real?

Comercio electrónico o marketing digital son algunas de las actividades incluidas en la economía digital, que ya cuenta con una enorme importancia en España.

Riders de Glovo
iStock

En la última década la digitalización ha llegado a la economía española y ya se encuentra totalmente instaurada dando lugar a negocios meramente digitales que llegan a valer más de 1.000 millones de euros, como es el caso de Idealista, Glovo o Cabify. Este sector se denomina economía digital pero ¿qué es exactamente?

Según la patronal de empresas digitales Adigital, la economía digital es toda aquella actividad económica basada en bienes y servicios digitales, desde la innovación tecnológica y las redes de telecomunicaciones, hasta las plataformas digitales o los modelos de negocios que están incorporando lo digital en sus diferentes facetas.

Tanto ha sido su desarrollo que ya tiene un impacto directo del 9 % en el PIB. Una cifra que se magnifica hasta el 19 % si se tiene en cuenta también la generación de valor creada de forma indirecta. Esto convierte a la economía digital en el segundo sector que más importancia tiene en el PIB, solo superado por el sector inmobiliario y por encima del sector turístico y automovilístico, tradicionalmente catalogados como los más importantes del país.

La cifra no ha parado de crecer en los últimos años. Se estima que en 2019 la digitalización experimentó un crecimiento acelerado del 20 % y desde Adigital prevén una aceleración de ese proceso como consecuencia de la crisis generada por la COVID-19 (a la luz de fenómenos como el aumento en la penetración del ecommerce o el afianzamiento del teletrabajo).

Los sectores que lideran el sector de la economía digital son los servicios de tecnología de la información, la banca online, las telecomunicaciones y los medios digitales. Entre ellos aglutinan el 46 % del total. 

Las cuatro categorías de la digitalización

La digitalización es un proceso que acabará llegando a todos los sectores en mayor o menor medida. Por ello, desde Adigital han elaborado un estudio donde evalúan los diferentes niveles de madurez digital:

Líderes: estos son los sectores plenamente digitalizados en los que el componente digital forma parte de la cultura de la empresa, su modelo operativo y la relación con stakeholders. Por ejemplo, las telecomunicaciones, los servicios TI y medios de comunicación. Tienen un grado de digitalización medio del 89 %, agrupan el 3,5 % de la economía, incluyen el 2 % de la fuerza laboral y aportan el 33 % de la contribución a la economía digital.

Maduros: hace referencia a sectores con avances significativos, que se encuentran finalizando planes de transformación digital con recursos dedicados y buscando mejoras en el negocio como ocurre con los servicios financieros. Tienen un grado de digitalización medio del 35 %, agrupan el 3,6 % de la economía, incluyen el 1,8 % de la fuerza laboral y aportan el 13 % de la contribución a la economía digital.

Crecimiento: están iniciándose en programas digitales, invirtiendo en digitalización a través de pilotos que ya han tenido éxito Aquí se encuentran sectores como la energía, el alojamiento, la restauración o el transporte terrestre. Se trata de la categoría más relevante para la economía digital, tiene un grado de digitalización medio del 10 %, agrupa el 41 % de la economía, incluye el 36 % de la fuerza laboral y aporta el 44 % de la contribución a la economía digital.

Incipientes: son sectores con escasa inversión digital y que solo han realizado pruebas en determinados aspectos de su negocio. Aquí se incluyen sectores como el inmobiliario, la agricultura o los servicios. Tienen un grado de digitalización medio bajo (3 %), pero agrupan el 52 % de la economía y el 60 % de la fuerza laboral. Tienen una escasa aportación a la economía digital, del 10 %

En definitiva, la economía digital en España se encuentra en un nivel superior a la media pero a gran distancia de economías modernas como Estados Unidos o China, cuyo peso se sitúa en el 22 % y 30 % de su PIB, respectivamente.

Continúa leyendo