El BCE defiende sus inyecciones de dinero en la crisis del Covid-19

El economista jefe del BCE defiende en el blog de la entidad que estas políticas ya han demostrado su efectividad, frente a las acusaciones de que aumentan la desigualdad.

El Banco Central Europeo (BCE) ha subrayado que su programa de compras extraordinarias de activos para paliar los efectos económicos de la pandemia del Covid-19 (PEPP) ya ha demostrado ser una "herramienta efectiva" con respecto a aliviar las condiciones financieras de la zona euro.

"En el entorno actual de elevada incertidumbre y estrés asociado en los mercados financieros, el PEPP ya ha demostrado ser una herramienta efectiva de política monetaria al apoyar la estabilización de los mercados y revertir las dinámicas adversas de las condiciones financieras", ha explicado el economista jefe del BCE, Philip Lane, en una entrada del blog del instituto emisor publicada el viernes, 5 de junio.

De esta manera, el organismo regulador quiere contrarrestar las críticas a los programas dedicados a garantizar la solvencia de los bancos, dado que se argumenta que, como en la crisis financiera de 2008, los bancos usarán este dinero para asegurar su capital, invertir en deuda pública y nada o casi nada, repercutirá en la ciudadanía, aumentando los graves problemas de desigualdad y de escasa capacidad para la demanda interna que aún se arrastran desde entonces.Y en el BCE son muy conscientes de ello. "A diferencia de la crisis financiera de 2008, esta vez los bancos no son el origen del problema. Pero necesitamos asegurar que puedan ser parte de la solución", dijo en abril el presidente del Consejo de Supervisión del BCE, el italiano Andrea Enria.

La estabilidad de los precios por encima de todo

El pasado jueves, 4 de junio, la autoridad monetaria decidió aumentar la potencia de fuego del programa PEPP en 600.000 millones de euros, por lo que la cuantía total se eleva a 1,35 billones de euros. También se extendió el periodo para realizar compras netas hasta junio de 2021 y el límite para reinvertir los vencimientos hasta diciembre de 2022.

Lane justifica en el blog de la entidad esta expansión en el volumen de compras en dos factores. Por un lado, el BCE considera que, sin una respuesta adecuada, los efectos negativos de la pandemia plantean una "amenaza" a medio plazo para la estabilidad de precios, uno de los mandatos principales de la institución. 

Además, las condiciones financieras siguen siendo más duras que en el periodo previo a la pandemia y, aunque las condiciones de los mercados han mejorado, la situación sigue siendo frágil. "Esta fragilidad subraya la continua necesidad para el banco central de ser flexible y ejercer una función de estabilización del mercado en la medida que sea necesaria", ha indicado Lane.

En un sentido similar se ha expresado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien ha afirmado que las medidas adoptadas por el BCE responden a la creciente amenaza de deflación en la zona euro. Esto es, que el valor de los precios, de los sueldos y de nuestra economía en general, disminuyan.

De Cos también ha asegurado que todavía no se ha discutido la posibilidad de comprar bonos que caigan por debajo de una calificación de grado de inversión, conocidos como 'ángeles caídos'. "Obviamente, no significa que no lo discutiremos en el futuro", ha apuntado en una entrevista con Bloomberg.

El BCE no puede dar dinero directamente a los ciudadanos

Estas políticas de alivio dirigidas casi en exclusiva a los bancos se deben a que el BCE, como otros bancos centrales, tiene prohibido dar dinero directamente a los ciudadanos, lo que se podría considerar financiación estatal. 

De ahí que las ayudas vayan destinadas a las entidades financieras, para que estas puedan, a su vez, convertirlas en créditos o para poder permitir situaciones de descubierto en las cuentas que, en otras circunstancias, podrían ponerlas en apuros. "De esta forma los bancos se convierten en un vehículo para política pública", escribió el expresidente del BCE, Mario Draghi, en el Financial Times. Así se justifica que "el capital que necesiten para desempeñar esta tarea deba ser proporcionado por el gobierno en forma de garantías estatales a todos los descubiertos y créditos adicionales".

Continúa leyendo