El FMI pide que se invierta más dinero contra el coronavirus

Los estímulos contra el Covid a nivel mundial alcanzan los 8,8 billones, pero hacen falta más, según el Fondo Monetario Internacional

Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional
Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estudiado los planes de estímulos fiscales aprobados en las últimas semanas en todo el mundo para hacer frente al Covid-19 y estima que alcanzan una cuantía cercana a los 10 billones de dólares (8,8 billones de euros), pero desde la institución creen que todavía será necesario un mayor esfuerzo dada la magnitud de la crisis.

"Dada la gravedad de esta crisis, más esfuerzos significativos son esenciales. Esto incluye las medidas necesarias para evitar daños permanentes en la economía por las pérdidas de empleo y la mayor desigualdad", ha subrayado la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, en declaraciones a la prensa y en el blog institucional del FMI.

El organismo con sede en Washington ha alertado de que esta "calamidad" provocará un aumento significativo de la desigualdad de ingresos, lo que podría eliminar los progresos realizados en los últimos años. Según las estimaciones del FMI, la crisis empujará a 100 millones de personas más hacia la extrema pobreza.

Según Georgieva, es necesario elevar la inversión pública en los sistemas sanitarios nacionales para prevenir nuevas pandemias, así como mejorar las redes de seguridad social y potenciar las infraestructuras "verdes". Invertir en mejorar el acceso a servicios "de calidad" de cuidado infantil también ayudará a elevar el crecimiento al mejorar la participación en el mercado laboral de las mujeres.

Entre las recetas de Georgieva también se encuentra mejorar el acceso a las finanzas por parte de la población no bancarizada mediante el uso de la tecnología. Aunque en este punto la directora gerente también ha alertado de que será necesario mejorar la competencia, aumentar la protección de los consumidores y luchar contra el blanqueo de capitales.

Asimismo, el FMI ha asegurado que existe espacio para realizar reformas fiscales. "Algunos países avanzados y en desarrollo podrían elevar el tipo marginal de los impuestos sobre la renta sin frenar el crecimiento", ha asegurado Georgieva, que también ha recomendado a los países asegurarse de que los sistemas fiscales gravan una parte apropiada de las ganancias de los "ganadores de la crisis".

Ayuda a la deuda de los países más pobres

Un reto incluso mayor para las autoridades económicas, ha destacado también la institución internacional, es la gestión de la deuda, debido al deterioro de las finanzas públicas y al aumento de los costos de financiamiento. Por ello mismo, el FMI ha proporcionado un alivio inmediato del servicio de la deuda a 27 de sus países más pobres y, junto con el Banco Mundial, ha liderado la petición para que los principales acreedores bilaterales suspendan los pagos del servicio de la deuda para los países más pobres.

Desde el FMI consideran que los gobiernos empiezan a moverse hacia la reapertura con prudencia, y contar con instituciones económicas más sólidas les permitirá analizar mejor los retos generados por la pandemia y reanudar los esfuerzos mediante políticas que promuevan oportunidades para toda su población, como la lucha contra la desigualdad, la adopción de medidas frente al cambio climático y el aprovechamiento de las tecnologías digitales. "Para que la recuperación sea sostenible, las autoridades económicas tendrán que fortalecer las instituciones económicas que posibilitan políticas inclusivas y resilientes, declaró Antoniette Sayeh, especialista en la deuda de los países en desarrollo. 

Continúa leyendo