El Museo del Prado: un gigante artístico y económico

El centro, que en 2019 cumplió 200 años, se ha convertido también en una máquina de generar turismo, riqueza y empleo. En pocos años ha logrado además reducir sustancialmente su dependencia del dinero público.

'El cambista y su mujer' (1539), de Marinus van Reymerswaele

Los dedos del matrimonio que el holandés Marinus Van Reymerswaele pintó en el óleo sobre tabla titulado El cambista y su mujer (1539) son alargados. Los de él pesan monedas en una onza patrón y los de ella sujetan un libro de cuentas. Están al mismo nivel. La escena señala un momento clave para la modernidad, como explica Pilar Silva, jefa del Departamento de Pintura Flamenca, Escuelas del Norte y Pintura Española del Museo del Prado. Desde una mirada actual, esta mujer del siglo XVI retratada en el cuadro podría ser considerada como una auditora interna de un pequeño negocio de cambio, donde el dinero es tan importante como su riguroso control.

En el año de su bicentenario, el Museo del Prado también ha marcado un momento crucial de innovación que implica al presente y al futuro, y que comenzó con el buen pie de un superávit de 1,77 millones de euros, con unos ingresos de 46,79 millones de euros y unos gastos de 45,02 millones reflejados en el balance de cuentas de 2018. "Nunca han sido tan importantes los museos como ahora, nunca ha habido tantos, ni se han abierto en tal número; nunca han tenido la proyección mediática y el impacto económico de hoy", afirmaba este pasado verano su director, Miguel Falomir, en la conferencia Desafíos para un museo.

Una demostración del reto que se plantea la institución cultural más importante de España es la reciente publicación este septiembre del informe Evaluación del impacto socioeconómico del Museo Nacional del Prado.

El Museo comenzó el 2019 con un superávit de 1,77 millones de euros

De todos los personajes que habitan el edificio diseñado por Juan de Villanueva, representados en Europa desde el Románico hasta principios del siglo XX, en cerca de 1.500 obras expuestas, la dama instruida en contabilidad de Marinus seguramente sea la más atenta ante la minuciosidad de datos económicos y financieros que difunde este estudio. Podría ocurrir que la impecable cofia blanca que viste se le descolocara indagando las claves de la rentabilidad obtenida por esta pinacoteca, una de las más visitadas del mundo.

Sorprende la información de que la aportación del Museo del Prado a la economía española es 16 veces superior a su presupuesto (45 millones de euros en 2018). Su contribución económica tanto directa –derivada de sus ingresos– como indirecta e inducida –a través del gasto de sus visitantes y proveedores–, en el año anterior fue de 745 millones de euros. Y los sectores principales beneficiados fueron los relacionados con actividades creativas y culturales (245 millones de euros), los transportes (200 millones de euros) y la hostelería y restauración (141 millones de euros). Según el informe, los visitantes del Museo del Prado generaron un impacto económico de 467 millones de euros en 2018 (cálculo realizado a través de la metodología input-output).

Aparte, hay que valorar los 3,6 millones de euros que aporta de contribución tributaria.

El Prado aporta a la economía española una cifra 16 veces superior a su presupuesto, según un exhaustivo informe publicado en septiembre

Asimismo, cada empleo directo de este museo público genera 18 puestos de trabajo indirectos e inducidos en la economía española (en 2018: 9.570 empleos directos, indirectos e inducidos y 9.058 empleos derivados de la actividad indirecta e inducida) en los sectores de servicios, transporte, hostelería y restauración.

La primera fuente de ingresos del museo es la venta de entradas, que aportó 19,31 millones de euros en 2018, más del 40  por ciento. Aunque registra una disminución del 2 por ciento respecto a 2017, cuando se recaudaron 19,8 millones de euros, hay que tener en cuenta que las entradas gratuitas han aumentado. Diariamente, durante dos horas, el acceso es gratuito. Y también para jóvenes menores de 18 años, jubilados, desempleados y personal docente. Alrededor de un 25 por ciento de los que visitaron el museo accedieron de manera gratuita a la sede central en 2018, sin contar las entradas de los miembros de la Fundación Amigos del Museo del Prado, que son más de 39.000.

En segundo lugar, la aportación de la Administración del Estado a través de transferencias corrientes y de capital sumó 15,30 millones de euros en 2018, el 35 por ciento de los ingresos. En cuanto a gastos, cerca de la mitad del presupuesto fue destinado a la partida de personal, en el que se emplearon 20,70 millones de euros en 2018, una cantidad que supera los aportes del Estado.

Así, el nivel de autofinanciación del Museo del Prado roza actualmente el 70 por ciento. Es llamativo observar el gráfico que muestra el cambio de tendencia, desde 2005, cuando el Estado superaba el 80 por ciento de la financiación frente al cerca del 20 por ciento del propio museo. A partir de 2012, la tendencia se invierte a favor de la pinacoteca, que convierte aquel 20 por ciento de 2005 en el 70 por ciento actual. El patrocinio privado es responsable de la puesta en marcha de actividades en el campo de la investigación, la educación, la restauración, las adquisiciones, la organización de exposiciones temporales y el desarrollo digital.

Actualmente, el nivel de autofinanciación del Museo del Prado roza el 70%, sobre todo procedentes de la venta de entradas

8.000 visitas de media al día en la sede central, y en alguna ocasión casi el doble. Las cifras ciertamente impresionan. En 2018, fueron 3.672.853 los visitantes totales de la pinacoteca. Curiosamente, el registro medio de 8.000 personas al día en la sede central fue superado el día 30 de abril de 2018 con casi el doble: 14.333 entradas. Del total de las entradas del año pasado, 2,9 millones fueron a la sede central, el edificio de Villanueva, con un incremento interanual del 2,43 por ciento y un crecimiento de alrededor de un 12 por ciento respecto al dato registrado en 2010. El número de visitas ha permanecido estable durante los últimos años, salvo en 2016, cuando el museo se apunta el récord de su historia: más de tres millones de personas acudieron a la exposición temporal de El Bosco, en el quinto centenario del pintor.

Asimismo, más de 700.000 personas vieron en 2018 las exposiciones temporales organizadas en diferentes localidades españolas y extranjeras.

En 2018, contó con un total de 3.672.853 visitantes, de los que 2,9 millones acudieron a su sede central

¿Quién visita el Museo del Prado?

¿Cómo es el retrato robot del visitante del museo? Es así, según los últimos datos anuales analizados, los de 2019. Mayoritariamente, un adulto de entre 25 y 54 años: el 58,97 por ciento del total. Mujer: 52,75 por ciento. Con estudios superiores: 75,22 por ciento. Acude para conocer la colección permanente: 81,77 por ciento. Va por primera vez: 74,62 por ciento. Acude en pareja:
32,38 por ciento. Y, además de los visitantes presenciales, hay muchos otros virtuales: a la página web del museo llegaron el 2018 un total de 7,4 millones de internautas.

El museo ha puesto en marcha un plan integral de accesibilidad (física, sensorial e intelectual) que se refiere no solo al acceso a las salas y colecciones, sino también a las actividades y servicios. Por su nivel de calidad obtuvo en 2018 el distintivo "Con ILUNION por la accesibilidad".

"El Prado es un museo nacional, de todos y para todos, español por identidad y patrimonio, y universal por su trascendencia, pero sobre todo es un museo que nos une, nos hermana y nos hace mejores”, afirma Miguel Falomir, su director.

Españoles, italianos y coreanos, los principales fans. Más de seis de cada diez españoles han estado alguna vez en su vida en el Prado, según el Instituto Sondea. Pero eso al margen, lo cierto es que la mayoría de los visitantes del museo, alrededor del 60 por ciento, son ahora extranjeros. El ránquin lo encabeza Italia seguido de cerca por República de Corea y Francia. Después aparecen los procedentes de Estados Unidos, Reino Unido, China y Japón. El estudio destaca el elevado interés de los turistas asiáticos por el Museo del Prado. Hay un dato que llama poderosamente la atención: más del 90 por ciento de los surcoreanos que llegaron a la Comunidad de Madrid en 2018 visitaron la pinacoteca. Y más del 70 por ciento de los japoneses y más de la mitad de los turistas chinos.

"El Prado es un museo que nos une, nos hermana y nos hace mejores", afirma su director, Miguel Falomir

En cuanto al origen de los visitantes españoles, la Comunidad de Madrid es la primera (17,9 por ciento), seguida en este orden por Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña, Castilla-La Mancha y Extremadura.

De Europa procede el 30,8 por ciento del total. De Asia y Oriente Medio, el 14 por ciento. Del conjunto de América, el 13,1 por ciento.

Una de las funciones de esta institución cultural pública, la más significativa de España, es impulsar el conocimiento y la difusión de su patrimonio así como la puesta en marcha de programas de investigación y formación, entre otros. Por lo tanto, además de la muestra de su colección permanente y las exposiciones temporales, en su sede y fuera de ella (Prado itinerante, Prado internacional, Prado en la calle, etcétera), promueve la investigación (Centro de Estudios del Museo) y la edición de publicaciones científicas y académicas (Cátedra del Prado), el apoyo a la formación mediante becas, seminarios, talleres, etcétera.

La divulgación cultural es entendida como un nexo de unión entre la sociedad y esta institución, poniendo especial énfasis en la participación de públicos muy diferentes, desde estudiantes a personas con necesidades específicas. Y el incremento en un 48 por ciento del presupuesto de esta partida en 2019 respecto al año anterior verifica este interés. Más de 100.000 personas cada año participan en las actividades culturales y hay previsiones de que lleguen a 140.000.

Asimismo, la Fundación Amigos del Museo del Prado, que desde 1980 organiza un programa de actividades, supera los 39.000 miembros, entre los que hay empresas, instituciones y particulares.

En 2019 se incrementó el presupuesto de divulgación cultural en un 48% respecto al año anterior

De gran colección a gran museo

En palabras del director de la National Gallery de Londres, Gabriele Finaldi, "el Museo del Prado ha experimentado una magnífica transformación en los últimos 20 años. De ser una gran colección se ha convertido en un gran museo. Las adquisiciones, los programas internacionales, las exposiciones, la investigación académica y posiblemente el mejor departamento de conservación de pinturas del mundo lo han convertido en un jugador verdaderamente importante en el escenario mundial".

Desde el catálogo fundacional, que estaba formado por 311 cuadros pertenecientes a artistas españoles con los que se inauguró el Real Museo de Pinturas y Esculturas, el 19 de noviembre de 1819, en el edificio diseñado por Juan de Villanueva por mandato de Carlos III, han entrado más de 2.300 pinturas y numerosas esculturas, estampas, dibujos y piezas de artes decorativas.

En 1819, el catálogo fundacional estaba formado únicamente por 311 cuadros de artistas españoles; hoy, sólo la pintura reúne más de 8.000 piezas

Actualmente la colección del Prado posee 8.000 pinturas, de las que 1.736 son expuestas en el edificio central de Villanueva y más de 3.200 están repartidas en 255 instituciones por diferentes comunidades autónomas.

Valorado como un lugar de referencia de la pintura europea, y como una de las pinacotecas de referencia internacional, su último informe afirma que podría denominarse "un museo de pintores y no de pinturas", ya que artistas como El Bosco, Tiziano, El Greco, Rubens, Velázquez o Goya están representados con más de un centenar de obras en muchos casos. También, la escultura alcanza las 1.000 piezas expuestas.

Quizás tanto dato haya saturado a la mujer del siglo XVI que decida volver a su sencillo libro de cuentas del negocio familiar, no sin antes echar un vistazo a los almacenes del Museo del Prado, donde acaba de enterarse de que se hallan exactamente 27.599 obras de arte.

Continúa leyendo