Estos son los países que siguen apostando por los combustibles fósiles

A pesar de la conciencia global, la economía de muchos países se resisten a la transformación ecológica.

contaminacion
iStock

La tecnología avanza, el mundo cambia, y uno de esos cambios principales es el giro hacia políticas verdes y sistemas económicos sostenibles con el entorno. El calentamiento global provocado por el cambio climático ha hecho que la mayoría de los países del mundo empiecen a tomar conciencia y a iniciar políticas respetuosas con el medio ambiente.

Naciones como Irlanda le han dado la espalda por completo a los combustibles fósiles, y otros muchos se están comprometiendo a fomentar y adoptar por completo las energías renovables. Sin embargo, otros muchos países continúan dependiendo de los combustibles fósiles, en cuya producción e importación destinan miles de millones de euros. Aquí te contamos cuáles son los países que más siguen apostando por los combustibles fósiles.

España

españa
iStock

Según los datos del Banco Mundial, en 2018 más del 72% de la energía de España fue generada por combustibles fósiles, y las emisiones de dióxido de carbono del país crecieron más de un 20% desde 1990. Sin embargo, aunque nuestro país sigue dependiendo de los combustibles fósiles, es muy posible que en pocos años pase a convertirse en uno de los países del planeta que abandone por completo estas fuentes de energía no renovables.

Francia

francia
iStock

Francia es una potencia en energía nuclear. Hasta el 75% de la electricidad que se produce en todo el país proviene de sus centrales. Aunque esto hace que dependa mucho menos de los combustibles fósiles que otros países, la escasez de petróleo y carbón en suelo francés provoca que el país aún tenga que gastarse miles de millones de euros en importar combustibles. Además, los enormes peligros que conlleva la energía nuclear han animado al Gobierno galo a plantearse la reconversión hacia las energías renovables y totalmente limpias.

Australia

australia
iStock

Australia es ahora el principal país productor de carbón y gas natural del mundo, y el principal exportador de combustibles fósiles a nivel mundial, superando las exportaciones de Canadá, Alemania, el Reino Unido y Turquía juntos. Actualmente, el Gobierno gasta cuatro veces más al año en combustibles fósiles que en energía verde. Aun así, el Ejecutivo está inmerso en un plan de reconversión para obtener el 90% de la electricidad de fuentes totalmente limpias.

Rusia

rusia
iStock

Rica en petróleo y gas natural, Rusia depende demasiado de los combustibles fósiles y el gobierno sigue subvencionando e invirtiendo en esta industria, pero hay señales de cambio. En marzo de 2020, el Kremlin estableció su primer plan de desarrollo bajo en carbono que se compromete a reducir las emisiones un 30% para 2030.

Estados Unidos

estados unidos
iStock

La administración Trump se enorgullecía de cumplir con una agenda que fomentaba y daba todas las facilidades a los combustibles fósiles. Para ello, mientras estuvo en el cargo, Donald Trump anuló regulaciones, se retiró del Acuerdo de París y benefició a las grandes compañías de petróleo, carbón y gas natural del país con dinero federal. Aunque todavía no sabemos cuál es el plan medioambiental del nuevo presidente, Joe Biden, lo más probable es que revierta las políticas conservadoras de su predecesor en la materia.

Continúa leyendo