Europa se vuelca con la economía sostenible: así serán los fondos europeos para la digitalización

Más del 30% de los paquetes de ayudas económicas que está distribuyendo la Unión Europea están orientados a la transición energética y la digitalización de las empresas

La pandemia de coronavirus ha supuesto un durísimo golpe para la economía. Las medidas de confinamiento y las distintas restricciones han llevado al límite a millones de empresas, sobre todo las pequeñas y medianas (PYMES).

Es por esto que desde la Unión Europea se ha estado trabajando en una serie de fondos comunitarios dirigidos a paliar las consecuencias del virus en las economías de los diferentes Estados miembros.

Sin embargo, un gran porcentaje de ese dinero europeo está orientado a darle una salida a la crisis desde la perspectiva de la sostenibilidad, de la transición energética y de la digitalización de las empresas.

750.000 millones de euros

La Comisión Europea ha lanzado un paquete de 750.000 millones de euros para la "próxima generación de la UE", para reactivar la economía después de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, el presupuesto adicional se integrará en el presupuesto de la UE a largo plazo, entre 2021 y 2027.

En palabras del propio organismo comunitario, el plan de recuperación se centra en "fortalecer el mercado único y adaptarlo a la era digital", lo que supone " invertir en más y mejor conectividad, con una presencia industrial y tecnológica más fuerte en sectores estratégicos, incluida la inteligencia artificial, la ciberseguridad y la nube", y la construcción de una "economía de datos real".

Se espera que el plan de recuperación de la Unión Europea fortalezca la transformación digital del continente, para que las empresas y la sociedad en su conjunto comprendan la enorme importancia de digitalizarse en un mundo globalizado donde las tecnologías tienen una presencia fundamental en nuestras vidas.

Transición energética

No obstante, la transformación digital sostenible significa que habrá que repensar los modelos de negocio y adecuarlos a las oportunidades que ofrecen las tecnologías emergentes. Por lo tanto, la digitalización se hará extensible a los procesos de producción industrial y de todos los demás sectores, incluidos los servicios y la administración pública.

El ambicioso plan de la Unión Europea también deberá asegurarse de que la nueva regulación no imponga cargas adicionales a las empresas en lo que a burocracia se refiere, especialmente a las pequeñas y medianas. Es importante que si se quiere innovar en nuevas tecnologías, los legisladores comunitarios creen el marco más adecuado para que las empresas lo implementen. Esto incluye asegurarse de que las PYMES también reciban una mayor financiación para la innovación digital.

En uno de sus primeros pasos hacia la digitalización, el plan de recuperación establece que “proporcionará medios adicionales para las innovaciones emergentes y revolucionarias que nazcan en el seno de las las pequeñas y medianas empresas, y empresas de nueva creación.

Parece que la UE comprende que las PYMES deben estar en el epicentro de estos programas de recuperación, ya que conforman la columna vertebral de la economía europea.

Continúa leyendo