6 frases de Ayn Rand sobre capitalismo y libertad

La filósofa rusa Ayn Rand (1905-1982) emigró a los Estados Unidos en 1926, tras vivir en primera persona la Revolución Rusa. Crítica con casi todas las normas establecidas, su pensamiento se caracterizó por cuestionar el Estado, la religión y el conservadurismo, y por hacer una férrea defensa del capitalismo y el libre mercado.

Ayn Rand
La filósofa rusa nacionalizada estadounidense Ayn Rand. / GTRES

La filósofa rusa, de origen judío y nacionalizada estadounidense Ayn Rand (San Petersburgo, 1905 - Nueva York, 1982) ha sido una de las mujeres más influyentes en el pensamiento económico del siglo XX. Transgresora donde las haya, Rand no quiso encasillarse nunca en una de las alas del clásico clivaje izquierda-derecha a través del que suele definirse la ideología político-económica, y fundó un sistema epistemológico propio denominado "objetivismo".

Ella, férrea e inquebrantable defensora del capitalismo como modelo a través del cual alcanzar la libertad real de los individuos, se oponía con firmeza a que este estuviese absorbido por los discursos de los políticos conservadores como Ronald Reagan. Y es que Rand apostaba por un libertarismo capitalista en el que toda clase de instituciones, desde el Estado hasta la religión, debían quedarse fuera.

Para ella, el individuo era la única institución legítima, debía priorizarse frente a la colectividad y tenía, desde la perspectiva filosófica y ética, derecho al egoísmo y a mirar por su propio beneficio. Era así, defendía Rand, como se alcanzaría el equilibrio en la sociedad. Y siguiendo esa línea, algunos de los matices de su posición ideológica la alejaban notablemente de los conservadores, como su defensa del aborto como un acto legítimo de una mujer sobre su propio cuerpo.

Si bien ha pasado a la historia por su obra de ficción más famosa, El manantial (1943), Rand también escribió multitud de textos alejados de este género y orientados hacia el ensayo. Su obra Capitalismo. El ideal desconocido (1966) recoge varios artículos escritos por la pensadora en los que reflexiona sobre el sistema económico, el papel de las empresas, la guerra, la propiedad intelectual y los medios de comunicación, entre otros muchos temas.

Os dejamos algunas de sus frases en defensa del capitalismo laissez-faire que ayudan a acercarse a las premisas que definieron las líneas generales de su pensamiento:

  1. “¿Es el hombre un individuo soberano, dueño de su persona, su mente, su vida, su trabajo y sus productos, o es propiedad de la tribu (el Estado, la sociedad, lo colectivo) que puede disponer de él de la forma que quiere, que puede legislar sus convicciones, prescribir el curso de su vida, controlar su trabajo y expropiar sus productos? ¿Tiene el hombre derecho a existir para su propio beneficio, o nace en esclavitud, como un criado obligado a trabajar de por vida y debe mantenerse pagando por su vida sirviendo a la tribu pero nunca pudiendo adquirirla libre y públicamente? Esta es la primera pregunta a contestar. El resto son consecuencias e implementaciones prácticas. El tema básico es este: ¿es el hombre libre? En la historia de la humanidad, el capitalismo es el único sistema que responde: sí”.

  2. “En una sociedad capitalista, todas las relaciones humanas son voluntarias. Los hombres son libres de cooperar entre ellos o no, de negociar entre ellos o no según lo dicten sus propios juicios, convicciones e intereses individuales”.

  3. “¿Qué es el poder económico? Es la facultad para producir e intercambiar lo que uno ha producido. En una economía libre, donde ningún hombre o grupo de hombres puede usar su coerción física en contra de otro, la facultad económica puede obtenerse solo de manera voluntaria, por elección y acuerdo voluntarios de todos aquellos que participan del proceso de producción y comercio. En un mercado libre, todos los precios, sueldos y ganancias son determinados, no por el antojo arbitrario de ricos o pobres, ni por la codicia de alguien ni la necesidad de alguno, sino por la ley de oferta y demanda. El mecanismo de un mercado libre refleja y resume todas las decisiones y elecciones económicas realizadas por todos los participantes”.

  4. “La riqueza, en un libre mercado, se logra mediante un voto libre, general y democrático, por las ventas y compras de cada individuo que participa de la vida económica del país. Cada vez que se compra un producto en vez de otro, se está votando por el éxito de algún fabricante. Y, en este tipo de votación, cada hombre vota solo en esas cuestiones que está calificado para juzgar: sobre sus preferencias, intereses y necesidades”.

  5. “El capitalismo ha creado el nivel de vida más alto jamás conocido en la tierra. La evidencia es incontrovertible. El contraste entre el Berlín Oriental y Occidental es la última verificación, como experimento de laboratorio. Empero aquellos que más fuerte proclaman su deseo por eliminar la pobreza son los más vocingleros para denunciar el capitalismo. El bienestar del hombre no es su objetivo”.

  6. “Quien esté a favor de una sociedad libre, es decir, del capitalismo, debe comprender que su fundamento indispensable es el principio de los derechos del individuo. Quien esté a favor de los derechos del individuo debe comprender que el capitalismo es el único sistema que los apoya y protege. Y quien desee medir la relación entre la libertad y las metas de los intelectuales del presente, podrá hacerlo observando hasta qué punto el concepto de los derechos del individuo es evadido, distorsionado, pervertido y raramente discutido por los denominados conservadores”.

Continúa leyendo