Megaproyectos subterráneos que fueron abandonados por sus enormes sobrecostes

Hay millones de euros enterrados bajo nuestros pies.

tunel
iStock

Lo creas o no, debajo de tus pies hay una cantidad impactante de megaproyectos abandonados cuyos costes fueron disparatados. Desde redes enteras de metro hasta bases militares ultrasecretas, yacen enterrados en numerosos lugares alrededor de todo el mundo. Aquí hacemos un recorrido por algunos de los megaproyectos subterráneos que fueron abandonados debido a sus enormes sobrecostes:

Línea Maginot

tunel
iStock

Llamada así en homenaje al Ministro de Guerra francés en ese momento, André Maginot, la Línea Maginot es una serie de fortalezas fronterizas de hormigón semisubterráneas conectadas por túneles ferroviarios también subterráneos que se construyeron durante la década de 1930 para proporcionar defensa permanente contra una hipotética invasión alemana. El gobierno francés gastó 3.000 millones de francos en su construcción, el equivalente a 3.700 millones de euros en la actualidad. Solo hubo un fallo, pero fue el más importante, ya que mientras que la frontera con Luxemburgo, Alemania, Suiza e Italia estaba fuertemente defendida, la frontera con Bélgica tenía poca o ninguna protección, y los nazis la cruzaron sin problema.

Central nuclear

central
iStock

Debajo de las montañas de Sichuan, en China, se encuentra el túnel artificial y la estructura de cuevas más grande del planeta. Construida por decenas de miles de obreros que trabajaron en condiciones infrahumanas, la vasta red de túneles se extiende por casi 120 kilómetros y la cueva más grande, que es una de las 18 que contiene el complejo, mide más de un millón de metros cuadrados. En total, el complejo subterráneo cuenta con 13 niveles. Con un coste de 359 millones de euros, la estructura de alto secreto fue encargada por el gobierno chino cuando las tensiones de la Guerra Fría estaban en su punto máximo durante la década de 1960. La instalación albergaba una central nuclear capaz de producir plutonio apto para armas.

Ciudad nazi

bunker
iStock

Con la Segunda Guerra Mundial fuertemente orientada a favor de los Aliados, los nazis se propusieron construir una gigantesca ciudad subterránea en abril de 1943. Envuelto en el total secretismo, el Proyecto Riese ('riese' significa gigante en alemán) encluyó la construcción de siete estructuras subterráneas conectados por 60 kilómetros de túneles bajo las montañas Owl en la Polonia actual. Miles de prisioneros de guerra, incluidos niños, se vieron obligados a trabajar en el misterioso megaproyecto y muchos murieron en el proceso.

Supercolisionador

laboratorio
iStock

Apodado el Deserton, el Superconductor Super Collider (SSC) de Texas habría sido el colisionador de partículas de Estados Unidos, rivalizando con el famoso colisionador que construyó la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) en Suiza. Si hubiera sido acabado, el SSC bien podría haber vencido al CERN en la carrera para descubrir el bosón de Higgs, o partícula de Dios. El SSC fue propuesto por primera vez en 1976 y su construcción comenzó a finales de la década de 1980. A principios de la de 1990, los costes se estaban descontrolando, y los poderes empezaron a poner en duda la viabilidad del proyecto y si valía la pena continuar invirtiendo. No hace falta decir que el SSC, tras sobrepasar cientos de veces el presupuesto inicial, se canceló en 1993.

Continúa leyendo