¿Por qué ni los cargueros gigantes pueden resolver la crisis del transporte marítimo?

El combustible es más caro y transportar mercancías por mar ahora cuesta más.

El mundo está desabasteciéndose. Estamos ante el inicio de una crisis global de abastecimiento debido al aumento generalizado de los precios que, entre otras cosas, está provocando que el transporte marítimo se haya encarecido. Por otro lado, y aunque resulte paradójico, muchos puertos alrededor del mundo están sobresaturados por el aumento de la demanda de determinados productos, lo que está produciendo serios bloqueos en puertos de países tan importantes como Estados Unidos o China.

Además, en Europa la escasez de conductores de camiones también hace que sea más difícil trasladar los contenedores a sus destinos una vez han descargado los barcos en los puertos. Y los cierres de puertos causados ​​por los brotes de Covid-19 han exacerbado aún más el atasco de tráfico. Se ha vuelto común escuchar historias sobre contenedores que se dejan inactivos en los muelles durante meses. Además, los precios de los contenedores están por las nubes.

Puertos sobresaturados y aumentos de los costes

Enviar un contenedor de 40 metros desde Asia a Europa cuesta más de 15.000 euros, más de 10 veces el precio de hace un año. Esto está provocando que algunas compañías navieras ahora están cobrando tarifas premium para garantizar la entrega en unas pocas semanas, y que las empresas de transporte marítimo también están tratando de superar a la competencia ofreciendo efectivo extra para que les compren contenedores a ellos en lugar de a sus rivales.

Todo plantea la pregunta: ¿es esto solo un problema momentáneo en la cadena de suministro o una señal de que la gran infraestructura del transporte de contenedores ya no puede seguir el ritmo de nuestro mundo?

La industria del transporte de contenedores está crujiendo bajo la presión de la alta demanda. Recientemente, algunas grandes empresas incluso han decidido comprar sus propios contenedores y fletar barcos de forma independiente en respuesta a la escasez. Entre ellos, los gigantes estadounidenses Walmart y Home Depot, y la marca sueca de muebles Ikea.

La escasez de conductores de camiones es particularmente aguda en Gran Bretaña, en parte debido a que los trabajadores de la UE abandonaron el Reino Unido después del Brexit, así como durante la pandemia. Si bien se espera que las empresas navieras obtengan ganancias récord este año, continúan sufriendo graves problemas.

Los retrasos en los puertos están teniendo repercusiones en los horarios de los barcos. Una demora de un par de días en un puerto puede terminar agregando dos semanas al tiempo total de viaje de un buque portacontenedores. Las presiones actuales están creando situaciones incómodas, como la aparición de contenedores vacíos que se acumulan en algunos puertos y escasean en otros.

¿Cuál es la solución?

El papel que los datos y la automatización pueden desempeñar en los puertos puede ser fundamental en estos tiempos. Por ejemplo, los puntos de control automatizados que escanean cada contenedor que llega al puerto, han reducido los tiempos de inactividad en un 30%. Pero las grandes intervenciones de infraestructura son muy caras. Un buque portacontenedores nuevo tarda unos dos o tres años en construirse, por lo que los buques que se están construyendo en este momento no podrán ayudar a corto plazo.

Continúa leyendo