¿Qué es el Índice de Desarrollo Humano?

Este indicador refleja el progreso de cada país analizando datos económicos, de salud y de educación.

Índice de Desarrollo Humano
Getty

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo creó este indicador en el año 1990 con el objetivo de ofrecer un diagnóstico del progreso de cada país. Uno de los valores que marca la diferencia con otros informes es que este no se dedica a analizar exclusivamente los datos económicos, sino que repasa otras variables como la salud y la educación. Para su desarrollo, el IDH estudia en profundidad los datos de renta per cápita de cada país, esperanza de vida y escolarización.

Ideado por el economista paquistaní Mahbub ul Haq, el Índice de Desarrollo Humano (IDH), estudia sustancialmente las desigualdades existentes entre los distintos países del mundo. Para establecer el ranking realiza una media geométrica de las tres áreas ya citadas, cuyo resultado representa un valor entre 0 y 1. Finalmente, se establecen cuatro categorías: muy alto (IDH superior a 0,80), alto (IDH entre 0,70 y 0,80), medio (IDH entre 0,55 y 0,70) y bajo (IDH menor de 0,55).

Este no es el único índice que contempla el PNUD para medir el progreso de un país. Entre otros marcadores destacan el IDH ajustado por la Desigualdad (IDH-D), el Índice de Desigualdad de Género (IDG) y el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), que analiza los problemas en los hogares en los sectores de salud, educación y nivel de vida.

España se sitúa en el puesto número 25, una posición por encima del informe elaborado el ejercicio anterior

Noruega, líder en progreso

Según el último informe publicado, que recoge datos del año 2018, Noruega encabeza la clasificación, con una tasa del 0,954, por delante de Suiza (0,946), Irlanda (0,942), y Alemania y Hong Kong, ambas con 0,939. En cuanto a los países con un desarrollo humano más bajo encontramos a Níger, en último lugar con 0,377, así como a República Centroafricana (0,381), Chad (0,401), Sudán del Sur (0,413) y Burundi (0,423). España se sitúa en el puesto número 25, con 0,893, una posición por encima del informe elaborado el ejercicio anterior.

Las Naciones Unidas identificaron la reducción de las desigualdades y la promoción de las capacidades como “puntos de partida” para las transformaciones necesarias en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En su intento de alertar sobre las desigualdades existentes, el PNUD destaca que entre 1980 y 2017, los ingresos después de impuestos del 80% más pobre de la población europea crecieron cerca de un 40%, mientras que los del 0,001% más rico aumentaron más de un 180%.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo señala en este IDH que las desigualdades en algunas capacidades básicas se van reduciendo lentamente en la mayoría de los países, “aunque todavía queda mucho camino por recorrer”. En este sentido, destaca que la esperanza de vida al nacer, el porcentaje de población con estudios primarios y el número de suscripciones de telefonía móvil muestran una reducción de las desigualdades en todos los grupos de desarrollo humano.

El próximo informe 2020 pondrá el foco en alcanzar las aspiraciones de las personas en equilibrio con el planeta y examinará cómo renovar nuestra relación con la naturaleza para mejorar nuestras vidas. “La covid-19 es una llamada de atención —urgente, en un contexto de cambio climático y pérdida de la biodiversidad— sobre la amenaza que supone para el desarrollo y la creación de sociedades más justas, la presión que estamos ejerciendo sobre el planeta”.

Continúa leyendo