¿Sabes qué diferencia hay entre timo, estafa y fraude? Te lo explicamos

No es lo mismo ser estafado que timado y viceversa. ¿Quieres conocer cuáles son las particularidades de cada acto delictivo?

La línea que separa la estafa del timo es delgada, pero sucede lo mismo con el fraude. En los dos primeros casos es fundamental la existencia de una motivación económica y de engaño.

Muchas veces se usan como sinónimos las palabras ‘timo’, ‘estafa’ y ‘fraude’ y, aunque están relacionados, legalmente tienen varias diferencias. Una de ellas es lo económico, ya que en el caso del fraude, no es necesaria la existencia del beneficio económico. Del mismo modo, las sanciones legales por incurrir en una de estas ilegalidades también son diferentes.

 

Estafa

Determinar lo que es una estafa legalmente es algo difícil debido a las características que señala el propio Código Penal. En el Título XIII del Código Penal se señala que se entiende por estafa "los delitos contra el orden socio-económico y contra el patrimonio". Además, se define la estafa como “aquella acción por la que un sujeto utiliza un engaño para tratar y conseguir que otro cometa un error que le induzca a cometer un acto de disposición en perjuicio ajeno o propio". Siempre debe hacerse con ánimo de lucro. Lo más determinante a nivel legal es la existencia del engaño, ya que si no existe o, el juez no entiende la existencia de engaño, no se da una estafa.

En cuanto a las penas, aquellos que comentan un delito de estafa pueden ser sancionados con entre seis y tres años de cárcel. Aunque la pena de prisión puede verse agravada en función de la cantidad de dinero estafada. Si el delito supera más de 50.000 o 250.000 euros se llegar hasta los seis años de prisión.

Timo

El timo es un tipo de estafa y se entiende por un engaño recurrente que tiene consecuencias económicas para la víctima del mismo. Dentro de este tipo de delitos, hay varios conocidos como ‘el timo del tocomocho’, que es aquel en el que el delincuente asegura tener un billete de lotería premiado y que por las circunstancias no puede cobrar. Por ello, solicita a la víctima desesperadamente que le dé una pequeña parte de la cantidad que supone el premio a cambio del billete premiado, ya que debido a las prisas no puede cobrar. En cuanto a las penas, los timos se entienden como delitos de estafa.

Fraude

Entre el fraude y el timo y la estafa sí hay más diferencias. Se entiende por fraude como un acto realizado por personas, que pueden ser físicas o jurídicas, y que puede tener varias variantes. Dentro de los fraudes se encuentran los fiscales, los electorales, los laborales, los bancarios o los informáticos, entre otros. La estafa y el timo es un delito contra el patrimonio de la víctima o la propiedad, mientras que el fraude no.

A la hora de imponer penas, aquí también hay mucha variedad. En función del tipo de fraude, se juzga por un artículo u otro del Código Penal. Normalmente, si es económico suele ser juzgado por el mismo artículo que el delito de estafa, pero si es laboral o electoral las penas son muy diferentes.

Continúa leyendo