Cero emisiones con máximo disfrute

El nuevo Volvo XC60 Recharge es el híbrido enchufable que combina el liderazgo de su categoría con la conducción ecológica.

Hace tiempo ya que las pegas hacia los vehículos eléctricos e híbridos se disuelven como un azucarillo según las marcas van ofreciendo nuevos modelos. Y el nuevo Volvo XC60 Recharge es un SUV para tener muy en cuenta, antes incluso de mirar qué tiene bajo el capó. Y más si el cargador no es un complemento, sino que viene de serie y con la instalación gratis, sea como sea tu casa. 
 
Y es que el XC60 Recharge tiene unos interiores de lujo, espaciosos, libres de cuero pero con los mejores materiales, una pantalla táctil de nueve pulgadas para acceder sin estorbos a los sistemas de información y entretenimiento, un sistema de sonido de lujo y los detalles que son seña de identidad de la marca sueca, como un sistema mejorado de filtrado de aire y la aplicación móvil Volvo On Call, que nos permite conocer el estado de nuestro vehículo desde nuestro propio teléfono móvil, abrirlo, cerrarlo y hasta arrancarlo a distancia.

Tres modos de conducción, lo mejor de ambos mundos

Pero si ya nos centramos en la conducción, Volvo nos ofrece dos motores, uno eléctrico de 88 CV y otro de gasolina, con cuatro cilindros y 2,0 litros de cilindrada que, dependiendo de la versión, nos ofrecen una potencia combinada de 253 a 303 caballos. Pero es que el XC60 Recharge se encarga de que toda esa potencia se traduzca en una conducción suave, segura y ecológica a través de tres modos de conducción: Pure, Hybrid y Power.
 
El modo Pure usa sólo el motor eléctrico, con una autonomía de 54 kilómetros y que nos permite circular hasta a 120 km/h sin emisiones. La batería, situada cerca del eje trasero, se puede recargar mediante un punto de recarga Wallbox, que Volvo e Iberdrola ofrecen y se encargan de gestionar la instalación en nuestro domicilio de manera gratuita, a través de puntos de recarga públicos y también cuando usamos su sistema de frenada regenerativa.
 
El modo Hybrid combina ambos motores, usando uno u otro de manera automática para maximizar la eficiencia y minimizar las emisiones.

 
Y el modo Power suma la potencia de ambos motores para las ocasiones en las que necesitamos una conducción de alto rendimiento.
 
Los tres modos de conducción se benefician de una eficiente caja de cambios automática y también de asistencias a la conducción y a la seguridad como sólo puede ofrecerlas Volvo:  control de crucero adaptativo, asistente de mantenimiento en carril o frenada de emergencia,  alerta de tráfico cruzado,  ayudas en el estacionamiento, un sensor de ángulo muerto con asistencia en la dirección o, incluso, asistentes conectados a la nube para alertarnos de cualquier posible incidencia antes de llegar a ella. Y todo ello de serie.

Todo, todo incluido

Y es que el XC60 Recharge, no sólo es un Volvo, es un híbrido a precio de Diésel. Puedes conseguirlo a partir de 49.350 euros o bien, usar las fórmulas de renting de Volvo, mediante las cuales, pagando 668 euros/mes con un contrato de 48 meses y 10.000 km al año (IVA incluido) los particulares ya pueden disfrutar de este SUV, sin cuota inicial y las empresas, a partir de 568 euros (sin IVA). Pero es que además estas fórmulas de renting lo cubren todo: Alquiler del vehículo, matriculación e impuestos, instalación gratuita de Wallbox de Iberdrola, asistencia en carretera 24h, mantenimiento, ITV y reparaciones en red oficial Volvo, sustitución de 2 neumáticos en red oficial Volvo, seguro y Protección total auto, gestión de multas online y, además, el llamado “Privilege Pack”con asistente 24h, teletaller, telelavado, ayuda en el hogar, servicio de chófer y muchos más.
 
¿Quién pone pegas a los híbridos ahora? Solicita ya tu prueba en la web de Volvo y compruébalo con tus propios sentidos.