Grand Seiko reinventa su icónico diseño 62GS en cuatro relojes de estética japonesa

Los relojes forman parte de la Colección Heritage y conmemoran los veinticuatro sekki o estaciones de Japón.

Grand Seiko se inspira en los veinticuatro sekki o estaciones japonesas para renovar su icónico 62GS, el primer reloj de movimiento automático de la firma. Lanzado en 1967, este reloj único se hizo muy popular gracias a su diseño de una caja con múltiples superficies de acabado espejo y una amplia apertura de esfera, que se logró con una construcción sin bisel y la técnica de pulido de Zaratsu, propiedad de Grand Seiko.

En Japón tienen veinticuatro estaciones o sekki. Cada una de ellas se plantea como un viaje poético en torno a la naturaleza: cuando esta despierta, florece, madura y se duerme. Este viaje poético arranca desde el principio de la primavera, conocido como Risshun, hasta el más puro invierno, llamado Daikan.

Los nuevos relojes de Grand Seiko representan cuatro de los veinticuatro sekki: la profunda nieve del invierno, el equinoccio de primavera, los principios del verano y el equinoccio de invierno.

Taisestsu Special Edition: la profunda nieve del invierno

Este reloj de calibre 9R65 fabricado por Grand Seiko en su Estudio de Relojería Shinsu, en la prefectura de Nagano, simboliza el invierno a través del color de su esfera, que recuerda a cuando la nieve se acumula y brilla al darle el sol. Es el momento en el que la naturaleza se sume en un letargo del que despertará en primavera. Los pinos están cubiertos de nieve, silenciosos bajo el sol invernal.

Esta es una reinterpretación moderna del célebre 62GS de 1967. El 62GS no solo fue el primer reloj de Grand Seiko con un movimiento automático, sino que también fue, junto con el 44GS lanzado el mismo año, el reloj que expresó por primera vez la gramática del diseño, el Grand Seiko Style, que todavía da forma a todos los diseños de Grand Seiko en la actualidad. Al igual que su predecesor, esta reinterpretación moderna tiene los característicos bordes afilados y las superficies perfectas sin distorsiones que solo el pulido Zaratsu puede crear y una amplia apertura de la esfera que se logró gracias a una construcción sin bisel.

La esfera texturizada de color gris claro está inspirada en las profundas nieves invernales que cubren las montañas de Taisetsu, la vigésimo primera de las veinticuatro sekki o temporadas de Japón.

El reloj funciona con el calibre Spring Drive 9R65, que es ensamblado a mano por hábiles artesanos y mujeres del Shinshu Watch Studio.

Shunbun Special Edition: el equinoccio de primavera

Con la llegada de la primavera, las flores de sakura caen al agua y flotan. Parece que bailan y forman una especie de balsa a la que los japoneses llaman hana-ikada. Grand Seiko homenajea este momento mágico con el reloj Shunbun calibre 9R65 de esfera rosada, el mismo color que tienen las flores sakura.

Comenzando con el comienzo de la primavera (Risshun), el primero de los veinticuatro sekki, la temporada cobra vida cuando la nieve da paso a la lluvia (Usui), y las criaturas
despiertan de la hibernación (Keichitsui).Como el día es igual a la noche (Shunbun), el cielo puro y la renovación de la naturaleza llegan a existir (Seimei).

Rikka Special Edition: principios del verano

La esfera de color verde intenso del SBGH271 Rikka Special Edition evoca las imágenes y los sonidos de Rikka, la séptima de las veinticuatro sekki o temporadas de Japón. Ha pasado la primavera y el calor cada vez mayor de los rayos del sol anuncia que ha comenzado el verano. Las plantas de Japón adquieren un tono verde más profundo y, a medida que crecen, se mecen elegantemente con el viento "Kumpu".

El reloj funciona con el calibre automático de altas alternancias 9S85 y está ensamblado a mano por los hábiles artesanos del Grand Seiko Studio Shizukuishi.

Tsuki-Yo Special Edition: el equinoccio de otoño

La esfera está inspirada en los cielos nocturnos despejados que Japón disfruta en Shūbun, el decimosexto de los veinticuatro sekki o estaciones que caen alrededor de la época del equinoccio de otoño. Las letras Grand Seiko en tonos dorados y el segundero se destacan en un relieve nítido contra la esfera azul profundo, haciendo eco de la forma en que la luna y las estrellas iluminan el cielo por la noche, y representa las nubes otoñales que flotan en el cielo.