Paradores refuerza nuevos protocolos de higiene para garantizar la seguridad de clientes y empleados

Los procedimientos de seguridad y limpieza reforzada se aplicarán en zonas de trabajo, espacios comunes, habitaciones y espacios gastronómicos. Mamparas de distanciamiento, más espacio entre las mesas o desinfección exhaustiva con viricidas son algunas de las medidas que se incorporan a los protocolos.

Parador de Sos del Rey Católico (Zaragoza)
Vistas desde el Parador de Sos del Rey Católico (Zaragoza)

Paradores de Turismo trabaja desde hace semanas para establecer nuevos protocolos de higiene y distanciamiento que permitan reabrir con garantías de seguridad cuando se reúnan todas las condiciones que dicten el Gobierno y las autoridades autonómicas. La compañía pública hotelera ha sido siempre un referente en materia de calidad y fiabilidad y, ahora más que nunca, va a extremar las medidas de limpieza y desinfección en todos sus establecimientos.

Para Óscar López, su presidente, “en esta nueva realidad hasta que aparezca la vacuna frente al COVID-19, en Paradores tenemos la vocación de ser el destino turístico más seguro de todos. Contamos con hoteles de tamaño medio, muchos de ellos ubicados en espacios naturales y además estamos trabajando en protocolos estrictos de higiene, limpieza y distanciamiento social”, señala.

Paradores tiene ya listos los procedimientos de seguridad para cuando pueda producirse la reapertura de sus hoteles y restaurantes. La empresa pública está realizando todas las inversiones necesarias para velar por la seguridad de sus empleados y clientes. Se aplicarán nuevos protocolos de seguridad tanto en las zonas de trabajo como en las que utilizan las personas alojadas.

Seguridad en todas sus facetas

En la recepción, todos los mostradores contarán con mamparas de distanciamiento.  Se instalará un córner higiénico donde el cliente tendrá a su disposición gel hidroalcohólico y mascarillas, así como toda la información sobre las actuaciones que velarán por la seguridad durante su estancia. Para minimizar el tiempo en la recepción se agilizarán los procesos de check in check out solicitando información previa y enviando la factura por correo electrónico. Todos los materiales que se entreguen al cliente -por ejemplo, llaves o documentación- serán desinfectados de manera exhaustiva. Las personas alojadas en Paradores encontrarán gel hidroalcohólico para su uso en las zonas comunes.

En cuanto a las habitaciones, el nuevo protocolo de limpieza reforzada de Paradores incide en los elementos que más tocan los clientes como los mandos a distancia de la televisión -que se estucharán tras ser desinfectados para cada nuevo visitante-, teléfonos, pomos de puertas, grifos o mandos de ducha. Además, antes de la entrada de cada cliente se aplicará en la habitación una solución viricida que serviría para eliminar el coronavirus si se hubiera posado en alguna superficie, incluyendo los textiles.

Paradores es una empresa ejemplar en la aplicación de los principios del Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC) que garantizan la seguridad alimentaria. Ahora redoblará los controles tanto en sus cocinas como en sus restaurantes. Además, se reducirán los aforos de los espacios gastronómicos para ampliar la distancia entre mesas y los cubiertos de cada comensal se dispondrán estuchados y previamente desinfectados.

Para la recepción de mercancías, Paradores reforzará el procedimiento existente. Se limpiarán las mercancías a su llegada en un punto de higienización y se desinfectarán diariamente los almacenes mediante pulverizaciones de solución viricida. Así mismo, se pedirán declaraciones responsables a todos los proveedores de Paradores con el fin de garantizar que se han llevado a cabo los necesarios controles de seguridad en el origen y en el transporte de las mercancías.

Paradores trabaja para extremar la seguridad en todos sus protocolos con estas y otras medidas que se aplicarán en cuanto se reabran los establecimientos de la Red. El hecho de que la mayoría de los Paradores se sitúe en lugares apartados, lejos del turismo masificado, así como el tamaño de sus hoteles, casi todos medianos o pequeños, facilita el establecimiento riguroso de los controles de seguridad e higiene.

Continúa leyendo