Años de revolución en la industria de la carne

Asediado por críticas sanitarias, medioambientales y de sus métodos de producción, el sector cárnico se enfrentará en los próximos años a una transformación encabezada por productos veganos y la carne hecha en un laboratorio.

Hamburguesa vegana
Comparación de la hamburguesa vegana con la tradicional

"En 2018, la población mundial rondaba los 7 600 millones de personas. Para 2050, seremos unos 10 000 millones", asegura un informe de la consultora Kerney. Dar de comer a tantas bocas no es baratoy, en ocasiones, tampoco ecológico.

Según el estudio casi la mitad de lo cultivado en el mundo se destina al alimento de los distintos tipos de ganado, mientras que el consumo humano directo se reduce solo al 37% de los productos agrícolas. "Dado la enorme demanda agrícola de la alimentación ganadera, no es una sorpresa el tamaño e influencia de la industria cárnica global. La carne, como parte de la cadena alimenticia global, supone alrededor de un 10% del PIB global. Es decir 8,8 billones de dólares en 2018", continua el texto de Kerney.

Producción agrícola Mundial
La alimentación del ganado consume gran parte de la cosecha mundial / Kearney

Además, como apuntó Arjen Y Hoekstra, profesor de la Universidad de Twente (Holanda) “el sector ganadero tiene un papel fundamental en la deforestación, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Además está demostrado que el ganado también afecta directamente al consumo humano de agua, la contaminación del agua y la escasez de agua”. Este consumo de agua por parte del ganado se debe sobre todo al consumo de cereales para su alimentación ya que “en torno al 40% de los cereales producidos se utilizan para alimentar al ganado”.

Nuevas oportunidades de negocio

Estas son algunas de las razones por las que los productos cárnicos han perdido su buena fama en muchas economías avanzadas.  Este nuevo escenario presenta una oportunidad de negocio de enormes dimensiones para productos sustitutos de los alimentos que derivan de animales, al menos según los cálculos de Kearney. Como se puede ver en el siguiente gráfico de Statista, solo la carne cultivada en laboratorio a través de células animales podría alcanzar una cuota de mercado sobre las ventas del 35% en 2040, lo que puede parecer una previsión relativamente optimista si se tiene en cuenta que todavía se encuentra en fase de experimentación. Los productos sustitutos veganos, por su parte, absorberían el 25% de los ingresos. Según esta previsión la carne tradicional solo generaría la cuota restante, esta del 40%.

"Es difícil predecir cómo de rápido se producirá el cambio, pero mayoristas, minoristas y empresas de productos de consumo ya están dando pasos para tomar posiciones en el nuevo escenario. Ya ha empezado la compra de derechos de distribución y la adquisición de start-ups", explican en el estudio. Un buen ejemplo es la compra por parte de Tesco (la cadena de supermercados más grande del Reino Unido e Irlanda) los derechos de distribución de Beyond Meat Burger, una conocida marca de hamburguesas veganas que cotiza en Wall Street desde mayo de 2019.

Así, para Kearney, en el futuro se tenderá a consumir, sobre todo, carne hecha en un laboratorio. Para la consultora, el futuro del consumo de carne pasa por cuatro tipos productos alternativos:

  • Sustitutivos de carne veganos clásicos. Llevan ya varios años en el mercado y algunos siguen conteniendo productos de origen animal, lo que hace que el ganado siga siendo imprescindible para su producción a gran escala. Su principal problema para llegar al consumidor medio es que no saben a carne.
  • Sustitutivos de carne basados en insectos. Algunas empresas están usando grillos fritos y otros insectos para hacer hamburguesas y albóndigas. Tienen grandes ventajas nutricionales y a nivel de alimentación de ganado. Sus gran hándicap es que sigue habiendo muchos recelos en los países occidentales, “no tanto por el sabor sino porque la mayoría de los consumidores no considera que los insectos sean comida”.
  • Nuevos sustitutivos de carne veganos. Hechos íntegramente a base de productos vegetales consiguen un mayor parecido a la carne gracias a la inversión en I+D, que consiguen imitar hasta la sangre. “Algunas start ups como Impossible Foods, Just y Beyond Meat recibieron una financiación considerable en los últimos años, hasta 900 millones de dólares en 2018”.
  • Carne in vitro. Se trata de “carne hecha a base de crecimiento exponencial de células en bioreactores”. El resultado es idéntico a la carne convencional, pero, aunque ya se han hecho catas, todavía no se comercializan estos productos.

Camino de la carne de laboratorio

Desde Kearney apuntan que los siguiente años asistiremos a la gran transición, lo que podría tener importantes consecuencias colaterales como el consumo de agua mundial. En su estudio apuntan tres grandes conclusiones:

  • El sector cárnico crecerá lentamente dado que el crecimiento de la población mundial se está produciendo en zonas de bajo consumo de carne, como lo son India y África. El crecimiento anual se espera que sea de un 3% en las próximas décadas.
  • Los nuevos sustitutivos veganos serán los más beneficiados durante esta transición a carne in vitro, aunque serán estos productos los que se lleven el gato al agua en el largo plazo.
  • La aceptación de la carne de laboratorio tanto por parte de los consumidores como a nivel legislativo será global.

Continúa leyendo