Argentina, una economía casi en crisis permanente desde 1999

Los datos del Banco Mundial apuntan a que la economía del país sudamericano es de las más inestables del mundo

Casa Rosada / Getty

Los datos del Banco Mundial señalan que Argentina es el país que ha tenido más años de crecimiento negativo de su PIB desde 1961, año en que se iniciaron a recopilar registros. El país, que de nuevo afronta un nuevo episodio de crisis económica, ya acumula un récord de 22 años de recesión.

Completan el podio dos naciones africanas con economías mucho menos desarrolladas: República Democrática del Congo (2ª), uno de los países más pobres del mundo y sumido en un conflicto interno casi permanente desde hace década,  y Zambia (3ª), un territorio sin salida al mar con una de las deudas externas per capita más altas del mundo y cuya economía depende mucho de las exportaciones de cobre.

Ni la antigua Zaire ni Zambia otro ha tenido un año de crecimiento negativo desde 2001 y 1998 respectivamente, mientras que Argentina suma nueve años de retroceso de su PIB desde 1999 (1999, 2000, 2001, 2002, 2009, 2012, 2014, 2016 y 2018) y mucho tiene que cambiar la situación para a que en 2019 tampoco crezca la economía.  Pese a que se trata de una economía y sociedad bastante desarrollada –comparada con otros integrantes de la lista – el país está inmerso en un ciclo de gasto desmedido, inflación, endeudamiento, recortes en políticas gubernamentales y una mala política fiscal.

En la lista se han excluido algunos países cuyos datos para el periodo desde 1961 están incompletos, sitios asolados por largas guerras internacionales como Irak y Siria y otros territorios con una recesión de larga duración como Jamaica. Además algunos países con un amplio historial de decrecimiento del PIB no existían en 1960 ya que se formaron tras la caída de la Unión Soviética. Entre las antiguas repúblicas comunistas destaca Ucrania que acumula 14 años negativos desde 1988, incluida una década consecutiva con un PIB en retroceso (1990-1999).

Pero hay otros indicadores que apuntalan el estado de alarma que vive Argentina. Por ejemplo, entre julio y septiembre de 2019, la economía argentina perdió casi 15.000 millones de dólares en reservas internacionales. Como se aprecia en esta infografía de Statista, las reservas con las que cuenta el Banco Central de la República Argentina ascienden a unos 54.100 millones de dólares, según los últimos datos publicados el 30 de agosto de 2019. Esto supone un descenso de más del 21% si lo comparamos con el 17 de julio de 2019, cuando su valor era de 68.761 millones de dólares. La caída se ha hecho aún más evidente después de que se conocieran los resultados de las elecciones primarias del 11 de agosto, en las que el actual presidente Mauricio Macri fue derrotado por el opositor Alberto Fernández.

Las reservas internacionales que posee un país funcionan como respaldo de la moneda nacional. Al medir la capacidad de un sistema financiero para hacer frente a posibles desequilibrios en la balanza de pagos, es decir, los ingresos y gastos de una economía, su nivel es un buen indicador de la solvencia de un país. En caso de inestabilidad cambiaria, como sucede actualmente en Argentina, el Banco Central puede decidir hacer uso de

Continúa leyendo