Claves para seguir la evolución del mercado post-coronavirus

En un momento tan convulso e incierto como el que nos ha tocado vivir es importante poder seguir algunos puntos clave para poder entender hacía dónde va la economía.

Wall Street confinado
Imagen de Wall Street durante la crisis del coronavirus / GETTY

El coronavirus y la pandemia que ha desatado ha puesto el mundo patas arriba. Si las predicciones de cualquier tipo siempre están sujetas a vaivenes, imprevistos e imponderables, que pueden echar por tierra la más solvente de las teorías, cuando hablamos de temas económicos y un seísmo como el provocado por el Covid-19 la incertidumbre se acentúa.  

En una primera fase los expertos se lanzaron a intentar evaluar la mayor cantidad de escenarios posibles. Una vez superado el shock y cierta parálisis, se están centrando en intentar buscar unos cimientos sólidos sobre los que construir sus predicciones

Desde Capital Group señalan que,“aunque los mercados bajistas pueden ser extraordinariamente complicados, también son tiempos de grandes oportunidades”. Mientras que en opinión de Bank of America (BofA), se está “intensificando la guerra tecnológica, con los gobiernos cada vez con una mayor envergadura y grado de influencia: la Fed imprimió 1 millón de dólares al segundo. Las sociedades serán más seguras, pero con menor privacidad, con más de 30 países emitiendo órdenes de rastreo a los ciudadanos”. 

3 claves sobre los mercados que no debemos olvidar

Ambas entidades se han lanzado a dar algunos consejos para entender los inestables e imprevisibles movimientos de la economía mundial. Capital Group ha repasado la historia y ha sacado tres factores comunes a muchas crisis y que deberíamos tener en cuenta: 

  1. Las recuperaciones han sido mucho más prolongadas y sólidas que las caídas. La buena noticia es que los mercados bajistas han sido relativamente cortos en comparación con las recuperaciones. Cuando nos encontramos en un entorno de mercados bajistas, tenemos la sensación de que van a durar eternamente, pero en realidad tienen un impacto muy inferior al de la fuerza a largo plazo de los mercados alcistas. A pesar de que cada caída del mercado es única, en Estados Unidos los mercados bajistas se han mantenido durante una media de 14 meses desde 1950. La duración media de los mercados alcistas ha sido superior en más de cinco ocasiones. 
    La diferencia en los rendimientos ha sido igual de drástica. Si bien la media en los mercados alcistas se sitúa en un 279% de ganancia, las recuperaciones rara vez son un paseo tranquilo. A menudo, los inversores deben hacer frente a titulares aterradores, a una considerable volatilidad de los mercados y a una caída adicional de la renta variable durante el proceso. Sin embargo, los inversores que siguen centrados en el largo plazo están con frecuencia mejor dotados para ver más allá de la confusión y atenerse a su plan. 
  2. Después de fuertes caídas, los mercados se han recuperado rápidamente. Por supuesto, no sabemos exactamente cómo será la próxima recuperación, pero la historia nos muestra que las acciones a menudo se han recuperado de forma pronunciada tras sufrir un desplome. Tras las 18 mayores caídas del mercado estadounidense desde la Gran Depresión, en todos los casos el S&P 500 había subido cinco años después. Los rendimientos durante esos periodos de cinco años ascendieron a una media de más del 18% anual. 
    Con frecuencia, los rendimientos han sido más altos después de una caída pronunciada y se han recuperado rápidamente desde mínimos del mercado. Durante el primer año tras los cinco mayores mercados bajistas de los últimos 90 años, la media fue del 71%, lo que pone de relieve la importancia de mantener la inversión y evitar la tentación de vender acciones durante los periodos de volatilidad del mercado. 
  3. Algunas de las compañías más influyentes del mundo se crearon durante periodos de recuperación del mercado. Muchas compañías iniciaron su andadura durante periodos económicos difíciles y se han convertido en compañías de renombre. 
    A continuación, destacamos algunas compañías del mercado estadounidense: McDonald's nace en 1948 tras una crisis causada por la desmovilización de una economía de guerra por parte del gobierno de Estados Unidos. Walmart aparece 14 años después, alrededor de la época del Flash Crash de 1962, un periodo en el que el índice S&P 500 cayó más de un 22%. Airbus, Microsoft y Starbucks se constituyeron durante la época de la estanflación de los años 70, una década marcada por dos recesiones y uno de los peores mercados bajistas de la historia de Estados Unidos. Poco después, Steve Jobs se instala en su garaje y crea una pequeña empresa de informática llamada Apple.

La historia ha demostrado que las compañías fuertes logran sobrevivir e incluso prosperar en épocas difíciles. Aquellas que pueden adaptarse a las condiciones difíciles y consolidarse acostumbran a realizar atractivas inversiones a largo plazo. 

5 temáticas imprescindibles tras el gran confinamiento

Por su parte BofA se inclina por señalar dónde podríamos fijarnos en el nuevo mundo post-covid: “Entre los segmentos más beneficiados se encuentran la industria sanitaria, el consumidor digital, la ESG (inversión socialmente responsable), materias primas, sector inmobiliario y tecnológico”.

“Entre las áreas que representan un mayor desafío se encuentran: todo lo relacionado con combustibles fósiles, sector inmobiliario vinculado al comercio, automóviles, actividad vinculada a lo legislativo y la economía colaborativa”:

  1. Geopolítica y globalización: Las tensiones crecientes que chocan entre el este y el oeste. Se avanza hacia una mayor apuesta por lo local. Un tercio de los analistas de BofA ahora esperan que las compañías presionen para la reorganización de las cadenas de suministros.
  2. Guerra tecnológica: Existe una carrera por la supremacía. Los datos son los nuevos recursos básicos, lo que hace emerger una guerra tecnológica en el nuevo campo de batalla geopolítico. La mitad de los expertos de la entidad esperan mayores gastos en TI que antes del Covid. Anticipan una ola de inversión en nuevas infraestructuras, tecnologías de inteligencia artificial y tecnologías del futuro.
  3. Gobiernos amplios: El estado tiene un nuevo mandato económico y social. Un tercio de los analistas esperan cierta erosión de los derechos de los accionistas, lo que implica un aumento de los interesados. La privacidad será la moneda para comprar seguridad.
  4. Salud: La salud pública es la nueva riqueza nacional. Las partes interesadas se centrarán cada vez más en métricas ESG relacionadas con el espacio sanitario. Los gobiernos apreciarán más sector como un recurso económico.
  5. El nuevo consumidor: "OK, Zoomer"; la Generación Z está especialmente preparada para la nueva era del distanciamiento social, el mundo online y la sostenibilidad. Otras generaciones tardarán en adaptarse. 
También te puede interesar:

Continúa leyendo