Esta es la razón por la que Bruselas está investigando seriamente a Google

Las prácticas monopolísticas son habituales en el gigante de Internet.

google
iStock

La Comisión Europea anunció hace tan solo unos días que ha abierto una nueva investigación antimonopolio contra el gigante tecnológico Google para determinar si la multinacional estadounidense está abusando de su posición en el mercado cuando con respecto a las tecnologías de publicidad digital en Internet.

El organismo comunitario ha asegurado que esta investigación evaluará si Google ha violado las reglas de competencia de la Unión Europea al favorecer sus propios servicios de tecnología de publicidad online en la cadena de suministro conocida como tecnología publicitaria, en detrimento de otros proveedores de este tipo de servicios, es decir, de competidores y otros anunciantes.

Posibles prácticas monopolísticas

Tal y como ha anunciado la institución, esta investigación se centrará en averiguar si la empresa está hostigando a su competencia al restringir el acceso de terceros a los datos del usuario con fines publicitarios en los sitios web que visita y las aplicaciones que usa, mientras el propio Google utiliza esos datos para su propio beneficio.

Los servicios de publicidad online son la base de la forma en que Google y los anunciantes monetizan sus servicios en la red. Google recopila datos para utilizarlos con fines publicitarios específicos, vende espacios publicitarios y también actúa como intermediario de publicidad en Internet. Por lo tanto, Google está presente en casi todos los niveles de la cadena de suministro de publicidad online. A la Comisión Europea le preocupa que el gigante estadounidense haya dificultado que los servicios de publicidad online de sus competidores lleguen a los usuarios en los mismos términos y condiciones.

Millones de euros en publicidad

Según los datos que maneja la propia Comisión, el gasto en publicidad digital en toda la Unión Europea durante el año 2019 alcanzó los 20.000 millones de euros. Además, desde Google aseguran que todos los días miles de empresas europeas se benefician de sus productos publicitarios para llegar a nuevos clientes y financiar sus sitios web, y que eligen a Google porque son competitivos y eficaces. Por lo que, aseguran, continuarán colaborando constructivamente con la Comisión Europea para poder responder a todas sus preguntas y demostrar los beneficios que aportan sus productos a las empresas y los consumidores europeos.

No obstante, las acusaciones de posibles prácticas monopolísticas no son nada nuevo. A principios de este verano, Google ya fue multado con más de 200 millones de euros por el organismo de control de la competencia de Francia, ya que se demostró que la multinacional favoreció sus propios servicios en la publicidad online en detrimento de los de sus competidores más directos. La compañía dijo en ese momento que estaba de acuerdo con algunas de las recomendaciones del organismo de control y que implementaría cambios en su política durante los próximos meses, pero al parecer no ha hecho nada.

El organismo de control y arbitraje de la Unión Europea tampoco es novato en perseguir este tipo de malas prácticas empresariales. Desde su creación ha iniciado numerosas investigaciones antimonopolio que afectan a los más conocidos gigantes tecnológicos por el supuesto aprovechamiento y uso indebido de su posición dominante en el mercado, y les ha impuesto múltiples sanciones.

Continúa leyendo