Por qué el Coronavirus mantendrá baja tu hipoteca

La bajada de los tipos de interés anunciada ayer por la Reserva Federal de Estados Unidos tendrá consecuencias para Europa y también para tu bolsillo.

En el día de ayer, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos rebajó en 50 puntos básicos los tipos de interés, hasta un rango objetivo de entre el 1% y el 1,25%, en respuesta a los riesgos que la epidemia del coronavirus representa para la economía. ¿Qué quiere decir esto? Que el banco central de los EEUU (la Reserva Federal) obliga a los bancos estadounidenses a prestar más barato y a pagar menos por el dinero que la gente tiene en sus cuentas.
 
¿Por qué se hace esto? Porque la Reserva Federal teme que la crisis sanitaria del coronavirus ralentice la economía. Esto es, que las personas y las empresas gasten menos y traten de ahorrar más, lo que supondría un frenazo que supone menos ventas, menos producción y más despidos. Un panorama que no interesa nada a una economía -estadounidense y mundial- que aún se trata de recuperar de las consecuencias de la crisis de las “hipotecas basura” de hace doce años. Y que tampoco conviene a Donald Trump, que afronta este año electoral (las elecciones son en noviembre) sacando pecho por los empleos que se crean en los Estados Unidos.

Que el virus no asuste al dinero

Pero es que además de las posibles consecuencias sanitarias de la crisis del coronavirus, la economía mundial miraba con recelo otros factores que ya amenazaban a su crecimiento, como la guerra comercial que Trump emprendió contra China y Europa (que tampoco beneficia en nada a los EEUU), las consecuencias del Brexit (la salida desordenada del Reino Unido de la UE puede hacer un roto a las cuentas del mundo entero) y el delicado estado de dos gigantes como Alemania y Japón, que están estancados y al borde de la recesión.
 
La bajada de los tipos de interés persigue sacar el dinero de los bancos y que siga circulando entre consumidores y empresas. Y supone también que los préstamos serán más baratos, especialmente las hipotecas, pero también los préstamos que piden las empresas y los gobiernos.
 
"Los cimientos de la economía de Estados Unidos se mantienen fuertes. Sin embargo, el coronavirus plantea riesgos constantes para la actividad económica", indicó ayer la Reserva Federal (Fed) en un comunicado, en el que añadió que vigila estrechamente la evolución de los acontecimientos y sus implicaciones para las perspectivas económicas y "usará todas las herramientas necesarias para apoyar a la economía".

Todo el mundo está de acuerdo en lo que se debe hacer

Y aunque el anuncio de ayer fue una sorpresa, Jerome Powell, el presidente de la Fed, ya había anunciado el pasado viernes, 29 de febrero, que el regulador estadounidense estaba dispuesto a intervenir "con todas sus herramientas" en apoyo de la economía.
 
Tras el anuncio de la Fed, el resto de los gobernadores y presidentes de los principales bancos centrales también han declarado su disposición a tomar medidas si la crisis del coronavirus lo hiciera necesario. Algo que, además, venía siendo recomendado por diferentes analistas e instituciones internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE). Todos coinciden en que el dinero -tan asustadizo- debe seguir circulando.
 
Así, el gobernador del Banco de Japón (BoJ), Haruhiko Kuroda, prometió este lunes que, ante el riesgo para la actividad económica que representa la epidemia del coronavirus, la entidad nipona llevará a cabo las operaciones y compras de activos apropiadas para proporcionar una amplia liquidez y garantizar la estabilidad del sector financiero. "El Banco de Japón seguirá de cerca la situación y proporcionará amplia liquidez para garantizar la estabilidad en los mercados financieros a través de operaciones de mercado y compras de activos", anunció Kuroda.
 
Por parte de la Unión Europea, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, aseguró ayer que la entidad vigila de cerca el desarrollo de los acontecimientos y sus implicaciones para la economía. "Estamos preparados para tomar medidas apropiadas y específicas, según sea necesario y acorde con los riesgos subyacentes", añadió. Y es que, además, Europa lleva años con tipos de interés muy bajos o negativos (hay países de Europa, como Alemania y en algún caso España, a los que pedir prestado dinero no sólo les sale gratis, sino que además les pagan por ello), por lo que se esperan también otro tipo de medidas, que bien pueden salir de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de las UE (Ecofin) que se está celebrando hoy.
 
Y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, expresó su disposición a adoptar "todas las medidas necesarias" en apoyo de la economía del Reino Unido y el sistema financiero ante los retos planteados por el coronavirus, cuyo impacto económico puede ser “grande, pero de carácter temporal”. "El Banco tomará todas las medidas necesarias para apoyar la economía y el sistema financiero del Reino Unido, de conformidad con sus responsabilidades legales", aseguró Carney ante el Comité del Tesoro británico.

En EE UU, Europa y Japón todos coinciden en que el dinero -tan asustadizo- debe seguir circulando.

Entre las medidas que se esperan, sobre todo por parte del BCE, están las llamadas “inyecciones de liquidez”, que suponen que el BCE compre deuda de los Estados de la UE para garantizar la solidez de sus economías y que puedan pedir prestado dinero más barato, que se respalde a los bancos privados que experimenten alguna dificultad transitoria con la crisis y también que se rebajen o se modifiquen impuestos para que los billetes de euro no dejen de circular.
 

Carlos Hidalgo

Carlos Hidalgo

Ansioso por aprender. Intento ser periodista. Subproducto cultural del cuñadismo New Age. Antes ha pasado por las redacciones de 'El Plural' y en 'El País'.

Continúa leyendo